sábado, noviembre 22, 2014

NOTICIA 1412ª DESDE EL BAR: ADIOS A UNA ETAPA DE PERRO VERDE


Una de las más veteranas, sino la más veterana, periodista de Alcalá de Henares, Pilar Navío, que lleva ejerciendo en la ciudad desde los años 1970, ha publicado ayer una de las noticias culturales más relevantes de la semana en la ciudad, a través de Alcalá Hoy, un proyecto de reporteros fotográficos que recoge además diversas informaciones de diversos medios. Se trata de la noticia del cierre inminente del mítico bar El Perro Verde, situado en el encuentro de la calle Mayor con la calle San Felipe Neri, justo dando paso a la Plaza de los Santos Niños por la esquina que en otras décadas lejanas fue la Plaza de la Picota.

El Perro Verde lleva abierto desde hace dieciséis años. Mar y Pepe, sus propietarios, abrieron las puertas de este local en 1998 tras reformarlo al completo y darle ese toque personal de bar clásico y a la vez moderno, con sus cuadros de reminiscencias de cine de la Edad Dorada del Cine en el siglo XX, sus mesas de tablero de mármol, sus espejos alargados en las paredes y un trato humano y familiar con la clientela y con sus camareras y camareros, que hacían de este local algo más que un bar un lugar de estar en familia, en una gran familia. Ellos ya habían regentado otros míticos locales en la ciudad, como el Näif, en la calle Santa María la Rica, o el más conocido de la plazuela que da a la calle de la Tercia, enfrente de la Iglesia Magistral de los Santos Niños, hoy también catedral, El Rincón, el cual revitalizó la oferta cultural alternativa alcalaína. Aquel bar, lo sé personalmente por haberlo comprobado casualmente en documentación de varios siglos, era y es el local más antiguo de la ciudad que ha ejercido siempre ininterrumpidamente como local de hostelería desde el siglo XVI, por mucho que existe otro bar que se quiere alzar con ese privilegio en su publicidad, lo cierto es que es el esquinazo de lo que fue El Rincón, hoy día Pepe Pasión, el que tiene ese mérito. Pepe y Mar abandonaron El Rincón y se lo cedieron a Julio García que continúo con él hasta que Pepe Pasión quitó a Julio y comenzó su propia andadura de otra manera muy diferente, aunque aún como negocio hostelero. Sin adentrarnos en la historia de El Rincón, Pepe y Mar, como he dicho, fundaron en 1998 El Perro Verde. No fue su único proyecto, pues al menos durante unos pocos años entre 1999 y 2004 abrieron otro específico de jazz llamado La Oveja Negra en el callejón lateral del ayuntamiento de Alcalá de Henares, en la calle Colegios. Se trataba de una cafetería donde íbamos muchos de los alumnos de la cercana Facultad de Filosofía y Letras.

El Perro Verde era uno de los bares más netamente alcalaínos que existían. Allí no se comían tapas, sino pinchos hasta el mediodía, que era lo realmente propio de la ciudad hasta que desde hace unos años se comenzó a generalizar la idea de las grandes tapas a finales de los años 1990, aquí quiero recordar que los pioneros en la ciudad fue el desaparecido Rey de las Tapas, en el Paseo del Val, el desaparecido El Escudo, en la calle Victoria, y el hoy ya casi franquicia Indalo, en la calle Libreros, nada que ver con algunos horrores casi de producción en cadena que se ven en la Calle Mayor para deleite de muchos turistas y que nada tiene que ver con el auténtico sabor de las tapas y ser de la ciudad. Pero El Perro Verde era algo más que eso. Era un lugar donde se reunía muy habitualmente gente aficionada para jugar al ajedrez, un lugar de encuentro de muchos profesores de secundaria, un lugar de encuentro para muchos amigos de tertulia o de café de la tarde, de terraza tranquila y BARATA en el centro de la ciudad, un lugar donde leer la prensa, alguna no común en los quioscos, como Diagonal, que ahora mismo sólo se encontrará a la venta en Librería Diógenes o bien disponible en su lectura en La Chata, un lugar que últimamente ofrecía presentaciones y firmas de libros como por ejemplo un cómic de uno de los autores de El Jueves, etcétera.
 
Pero era más aún. Mar y Pepe fueron de los primeros dueños de bar que comprendieron que un bar podía ser algo más que un lugar donde beber y comer, no sólo por un trato familiar (se conocían la vida de todos sus clientes y a todos nos trataban como auténtica familia). Así por ejemplo fueron de los primeros dueños de bar que organizaban exposiciones de cuadros de pintura y de fotografía. Que organizaban presentaciones de discos o de libros. Y fue el primer bar alcalaínos que comenzó a hacer conciertos en los mediodías de los sábados. Luego se sumaron La Chata, la Vaca Flaca, alguna vez perdida en el tiempo en esa franja horaria el Tic-Tac y el Flamingo Rock Bar, y otros. Pero el primero fueron ellos y siempre apostando por músicos locales que ya conocían, como el flamenco de El Carbonilla, el blues de Delta Hot, el rock de Borja Montero, o, incluso, uno de mis recitales de poesía con Sergio Corbacho. ¿Por qué El Perro Verde cesó esta actividad? Pues no por falta de ganas. Lo cierto es que una vecina de la calle, que ni siquiera vivía cerca de ellos, sino en la otra punta, la otra esquina de la calle, se quejó de "ruidos". Eso provocó la visita de la policía municipal de parte del ayuntamiento y el cierre de las actividades, curiosamente tras el 15M de 2011. No hay que olvidar que El Perro Verde es un lugar de gente concienciada, e incluso los dueños hicieron las huelgas generales de 2010 y de 2012. La coincidencia temporal puede ser anecdótica, pero la realidad es que entre la clientela habitual del bar, no entre los dueños, pero sí entre la clientela, se rumorea que la tal vecina es una persona muy del Partido Popular local y muy amiga de al menos Bartolomé González y de Javier Bello, exalcalde y alcalde actual. No sé si los rumores son ciertos y si de serlo cuánta relación pueda tener con aquellos sucesos, pero sí que es cierto que un día, hará un par de años o un año, estando yo dentro del bar pude ver cómo otro policía municipal entraba en el bar directo a poner una multa porque había un abrigo delante de un extintor de incendios, cuando aquello se podía haber solucionado con un simple corrimiento del perchero unos centímetros. No paremos ahí, porque este bar ha salido varias veces en este blog, y hay que recordar la vez que lo hizo cuando en el verano de 2012 la policía retiró muchas terrazas de bar de la Calle Mayor salvo unas muy concretas, y con razones que no se sostenían mirando simplemente la ubicación de las que dejaron. Cuando regresaron las terrazas la única que no se permitió seguir fue la del Perro Verde, provocándole grandes pérdidas económicas a pesar de haber pagado su tasa por tener terraza. Al final le fue permitida aunque desplazada del lugar natural que le correspondía, una vez más razonando molestias de ruidos... ¡Como si toda la Calle Mayor estuviera en silencio con la cantidad de terrazas que tiene, porque si no se han dado cuenta todos los bares de esa calle tienen terrazas atestadas de gente! Como sea, y aunque en el bar se seguía recibiendo y dejando para el público información cultural de la ciudad de parte de Otra Forma de Moverte y otros grupos institucionales o no, se cortaron de raíz las actividades culturales, muy a pesar de que otros locales realizan esas mismas actividades sin problema alguno ni cortapisas posibles. Esto en parte es una de las cuestiones del desgaste por cansancio de los dueños, entre otras razones personales de ellos y los muchos años que llevan al frente de bares. Sinceramente, el ayuntamiento no puede estar todo el rato pidiendo implicación de los bares en la vida cultural de la ciudad y luego hacer estas cosas cuando esto ocurre. Y a esto son muy dados nuestros gobernantes, como cuando ponen multas a bares que están desarrollando actividades dentro del programa de actividades de un evento municipal, como comenté en el pasado Alcine de este año y en la Noche en Blanco de 2012. Y ante esto hay que recordar una vez más que la Ley de Espectáculos Públicos y Actividades Recreativas de la Comunidad Autónoma de Madrid permite realizar espectáculos en los bares sin necesidad de tener licencia de espectáculos, con unas condiciones determinadas, pero es legal, cosa que a veces tengo dudas que lo sepan algunas autoridades políticas o policiales de Alcalá cuando ocurren estas cosas.

 
Como sea, Pepe y Mar cierran por cansancio y nos lo anuncian con una inminencia de 48 horas a través de la periodista Pilar Navío. Yo di un recital allí y quedó pendiente un segundo recital que nunca se pudo hacer. En aquel recital estuvo presente el equipo de cineastas El Tornillo de Klaus, que hicieron una sesión de fotos de las que yo os puse tres fotos en la Noticia 1112ª. Eso fue en 2012. La verdad es que en El Perro Verde podías encontrar también a los poetas de la revista Omnia, o podías también verles patrocinando Alcine, desde su modestia y hasta hace muy pocos años, que se cansaron, o hace años, hasta que el fanzine cesó en 2008, se podía recoger allí el fanzine de literatura contracultural que yo mismo codirigía con El Chico Gris, La Botella Vacía. También daban la oportunidad de comprar libros a un euro de Domiduca, que eran dejados en sus mesas. Si queremos hablar de un bar netamente alcalaíno y de unos empresarios realmente comprometidos con la ciudad, este es el lugar y esta es la gente. Es una lástima que se dejen caer estas señas de identidad auténticas, no prefabricadas o alentadas desde Turismo. Es una lástima que alguien se sienta cansado en un proyecto, porque era un proyecto no sólo un negocio, por culpa de varapalos varios de vete a saber qué intereses o qué modos de pensar.

Supongo que en Pepe y Mar, aún con todo, tendrán peso sus circunstancias personales, por lo que estas reflexiones mías de hoy son un repaso que hago yo, por mí mismo, sin que ellos me hayan dicho que sean estas las razones, sobre lo que quizá se ha ido acumulando en su pesar, en su cansancio junto a otras cosas. Con todo, en el local se lee ayer y hoy un cartel que pone: "cerramos por reforma", y no: "cerramos". Y es que el bar lo han traspasado, así que seguirá siendo bar. ¿Seguirá teniendo el nombre de El Perro Verde? No lo sé, pero aún no teniéndolo no lo será. No estarán ellos, ni su modo de entender el bar, ni su trato, ni sus camareras, ni nada. Ha sido traspasado a una cervecería. ¿Una personal, una de franquicia, una del empresario llamado Rojas? No lo sé. Si es una personal tengo que decirle a quien haya sido que lamentablemente las cervecerías especializadas en Alcalá de Henares no triunfan, suelen cerrar en un promedio de tiempo breve. Así que le recomiendo que no deseche del todo el lugar y la trayectoria de negocio con la que ya se va a encontrar, que hereda. Y en todo caso le deseo lo mejor, aunque, al menos yo con mi economía tan devastada, ya digo que no podría pagarme los precios altos que suelen tener las cervecerías especializadas, ni aún siendo relativamente bajos. Si es una franquicia, lo lamento mucho. Si es de Rojas, no creo que se necesitase otro bar más suyo con tanta cercanía al resto que de por sí ya tiene. El lunes comenzará sus reformas. Tampoco me gustaría que fuera otro bar de tapas más, al estilo de agradar al turista encima, que es lo que está en auge en esa calle, pero cada uno hará con su negocio lo que crea. Por supuesto los clientes iremos donde nos guste. Así que espero que todo esto se resuelva de un modo que todos estemos a gusto.

Sólo nos queda esta tarde de sábado y mañana domingo para despedir a El Perro Verde tal como lo hemos conocido.

¿Quién sabe? Quizá dentro de algunos meses Pepe y Mar se vean animados de hacer otra aventura, o quizá no. Por hoy tan sólo nos queda decir: Gracias Pepe y Mar por toda vuestra labor en la ciudad, no siempre bien reconocida ni recompensada.

martes, noviembre 18, 2014

NOTICIA 1411ª DESDE EL BAR: AL XXI CON EL XIX

Garton Ash, periodista y analista internacional, publicó en EL PAÍS hace días un reportaje sobre los 25 años de la caída del Muro de Berlín (que significa el final de la Guerra Fría, finiquitada del todo en 1991). Analizó su valoración sobre que el siglo XX fue marcado principalmente por dos generaciones destacadas, la de las personas de 1939 (Segunda Guerra Mundial) y la de 1968 (revoluciones sociales pacíficas y no pacíficas que cambiaron en la sociedad occidental el modo de vivir el mundo). Y decía que hecha en falta que la generación de 1989 realmente tuviera una influencia posterior como esas generaciones. En consecuencia, razonaba que él cree que los hechos de 1989 cobran importancia no en las personas que lo vivieron sino en los que nacieron después y que los hechos mundiales de las protestas y revoluciones sociales de 2011 son logros de la generación de 1989, de lo que entiende él por ella. Y no, eso sí que no. La generación de 1989 sí que existe, es la que al caer el Muro de Berlín y acabar la Guerra Fría se sintió tan triunfadora que empezó a construir un mundo ultraliberal finiquitando los estados sociales y el Estado de Bienestar. ¿Se pregunta Ash dónde está influenciando en la actualidad la gente de 1989? Son los banqueros, los empresarios, las Angelas Merkel, los Bush y hasta los Osama del mundo. La crisis mundial de 2008 es hija del empacho y atracón neoliberal posterior a 1989. La gente de 2011 somos una generación por nosotros mismos, no somos los hijos retardados de 1989, somos precisamente lo contrario a la generación de 1989.

Parte del mundo que fue creando la generación de 1989 fue la globalización de culturas, materias y personas, pero con truco. Tras un mundo enfrentado en dos bloques ideológicos fundamentales, y un tercero aparentemente neutral, los ganadores de la Guerra Fría quisieron asegurarse no sólo la venta de sus productos, sino también la exportación de sus ideales para evitar que surgiera otra segunda vía ideológica tan fuerte como la que había sido hasta ese momento la socialista soviética. La globalización que se dio entre 1991 y 2008 fue una globalización desigual, donde la ventaja y el triunfo siempre estuvo en los valores occidentales de los países que conformaron las potencias capitalistas, en concreto sobre todo los de Estados Unidos de América, y en todo caso posteriormente los de Reino Unido y Francia. La reunificación alemana posterior a 1989 tardó en dar sus frutos poco tiempo relativo, pero tardó. La unificación bendecida por la legalidad les vino en 1990, a partir de ahí la Alemania Occidental tuvo que contribuir con sacrificio económico a la recuperación de la Alemania Oriental, esto significaba: arrasar con los valores socialistas de esa Alemania para implantarles los occidentales al mismo ritmo que se usaba para ello todo el potencial de la economía ultraliberal. Poco a poco Alemania se levantó, hasta el punto que desde mediados de la década de 2000 podemos hablar de que esa globalización ultracapitalista, ultraliberal, la encabezaba Estados Unidos de América y Alemania en nombre de la Unión Europea, y su nuevo enemigo es la República Popular China en lo económico, la Federación Rusa en lo geoestratégico y el extremismo islámico en lo ideológico. 

El ultraliberalismo que reordenó el mundo  tras 1991 como lo hubiera hecho cualquier ejército victorioso de una gran guerra implicó muchas cosas en su ideología globalizadora. Grandes empresarios y banqueros fueron cobrando mayor importancia que los políticos, lo que es algo totalmente antidemocrático, ya que nadie los ha elegido electoralmente como representantes para el gobierno y la administración. Fue precisamente su arrogancia cultural basada en el dinero y en su modo de vida como modo de vida a exportar a todo el mundo, hasta el punto de ir acabando con otros modos de entender la vida, lo que provocó en buena parte una respuesta violenta dentro del mundo del extremismo islámico. Y fue precisamente la ambición, la egolatría y el erigimiento en una nueva clase dominante que no tenía en cuenta a los trabajadores y no la tiene, por parte de empresarios y banqueros, lo que provocó la crisis de 2008. Y la ceguera de los políticos de dejarse llevar por las ideas de estos empresarios y banqueros lo que nos ha llevado al proceso de protestas que reivindican la democracia desde 2011 hasta la fecha, 2014, y sigue. Si esto era una guerra de clases y las batallas las iban ganando los que más dinero tenían, puede que ahora la guerra de clases vea un vuelco de las circunstancias, y es que desde 1776, ó de 1789 si se prefiere, las fuerzas sociales democratizadoras, por muchos problemas que se les haga pasar, siempe ganan. Tarde o temprano, padezcan lo que padezcan, siempre ganan. Y aquellos que se acogen a privilegios exclusivos y excluyentes siempre caen, estrepitosamente, además.   

Quizá hay que remontarse a finales de los años 1990 para poder entender la "batalla" actual. Hacia el final del mandato de Bill Clinton como presidente de Estados Unidos. Este presidente demócrata rompió con las grandes guerras que había protagonizado su antecesor, George Bush, con el objetivo de recuperar la economía de Estados Unidos en el primer gobierno norteamericano neta y enteramente posterior a la Guerra Fría. Lo logró, y por el camino mejoró muchas cuestiones sociales que tenía pendientes Norteamérica. Puede que a algunos jóvenes de hoy, más jóvenes que yo, les extrañe esto, pues piensen que en Estados Unidos existen muy malas condiciones sociales, como por ejemplo la falta de una red sanitaria pública al nivel de la europea, o de la educación, o de jubilaciones, pero antes de Bill Clinton el panorama era peor. Realmente su gobierno fue muy beneficioso para los norteamericanos de clase media y para las clases más humildes, pero durante sus años de gobierno, comenzados en 1993, se consolidó desde los poderes económicos la llamada globalización. En 1998 Clinton empañó toda su obra con la confirmación judicial de un escándalo sexual en el que él había tenido una infidelidad matrimonial con una becaria, Monica Lewinski. En parte para tapar la publicidad de ese escándalo recurrió a nuevos bombardeos sobre el Irak de Sadam Husein, que había sido derrotado en 1991. La excusa militar era la protección de algunos pueblos iraquíes que supuestamente había atacado Husein dentro de sus fronteras pero fuera de las zonas que la ONU y la OTAN le marcaron como lugares exclusivos donde podía tener tropas. Fue en ese momento de escándalo sexual y de ataque nuevo a Irak de 1998 donde muchos empresarios y banqueros comenzaron a comprender las oportunidades que se ponían ante sus ojos. Efectivamente, en enero de 2001 accedió al gobierno estadounidense el republicano George W. Bush. Las reuniones de las grandes superpotencias habían sido contestadas por todo el mundo por movimientos antiglobalización que ya hablaban de nueva democracia y de democracia participativa. Su núcleo estaba en los movimientos sociales de Brasil, pero tenían un gran apoyo en Europa. Precisamente el 20 de julio de 2001, en Italia, fue asesinado por la policía italiana uno de estos manifestantes durante unos disturbios en torno a una cumbre de los países poderosos. Él era Carlo Giuliani. En el contexto político estaban un montón de nuevas medidas globalizadoras donde no se firmaban ni políticas ecológicas, ni políticas contrarias a la pena de muerte, donde se hablaba de recortes de derechos laborales, donde se hablaba de crear un escudo antimisiles en el Este europeo, donde se hablaba de deslocalizaciones económicas y donde se hablaba de movilidad laboral, que implicaba e implica tratar a las personas como mercancias de trabajo y no como personas que son. La muerte de Carlo Giuliani fue un hito en aquellos momentos y mucha gente de Europa reaccionó con indignación. Dos meses después el extremismo islámico de Al-Qaeda derribaba las Torres Gemelas de New York el 11 de septiembre de 2001.

Todo lo ocurrido posteriormente lo hemos comentado muchas veces en esta bitácora. La invasión de Afganistán en octubre-noviembre de ese año y sus diez años de una guerra que, a pesar de todo, aún continúa aunque menos densa. La Segunda Guerra de Irak desde 2003 y que igual que la de Afganistán continúa en otro modo a como empezó, hasta el punto de complicarse y mezclarse con la guerra actual al Estado Islámico empezada este 2014. Y sobre todo ha ocurrido que los movimientos antiglobalización fueron dejados de lado con la consigna de primero un mundo seguro y después las reivindicaciones sociales, los ultracapitalistas hicieron más negocio que antes al tener en su palma a una gran cantidad de gente que les dio via libre, hubo una serie de pequeñas crisis económicas que al final estallaron en la gran crisis de 2008, y de ahí, sin profundizar en este análisis en nada de lo mencionado, se pasa a una serie de recortes económicos que fueron perfilando aún más el mundo a favor del ultraliberalismo en contra de los trabajadores. Al menos hasta las revueltas sociales y democráticas de 2011, tanto en el mundo islámico como en el occidental. El mundo chino y el ruso tienen su propia evolución, en un sentido contrario a lo que ocurrió en 2011, salvo en Hong Kong este año 2014.

¿Abre un paréntesis los sucesos de New York del año 2001 en favor de los banqueros y los grandes empresarios a costa de vender a la sociedad que veía con simpatía a los que protestaban, como Carlo Giuliani, la necesidad de tener seguridad antes que valores democráticos aplicados a las leyes? Yo creo que sí, visto en la distancia, creo que se puede hablar de ello como hipótesis y teoría de la Historia actual. No hablo de conspiraciones y mundos oscuros, sino de cómo ocurrieron los acontecimientos y cómo se podrían interpretar. Los sucesos de 2001 se lo puso muy fácil a determinados poderes sociales no democráticos para continuar más anchamente y sin menos vigilancia social aquello que iniciaron en 1989 con su cercana victoria en la Guerra Fría. Y fue la crisis de 2008 y el estallido de indignación de 2011 lo que ha comenzado a cerrar ese paréntesis.

Este es un tema interesante, que sin duda aún necesita de la apertura de muchos archivos y de la aparición de muchos testimonios que vendrán con el paso de los años y el envejecimiento de muchos de sus protagonistas, sino con su muerte futura. No voy a adentrarme más ahí, pero sí quiero hacer hincapié en que una de las cuestiones fundamentales de la globalización, del ultraliberalismo, está en la movilidad laboral, que no es otra cosa que deslocalizar empresas, o sea, trasladar empresas de lugares donde han estado durante años para llevarlas a lugares donde la mano de obra es muy barata y con menos derechos laborales. Lo habitual es despedir trabajadores con expedientes de regulación de empleo, para lo cual los empresarios de todos los países tratan de forzar leyes en sus gobiernos para abaratar los costos económicos y legales, y quedarse con unos cuantos que, para mantener su empleo, deben irse con la empresa allá donde se instale nueva, rompiendo unidades familiares, amistosas, arraigos a los lugares donde se vive, arraigos culturales, etcétera, siendo visto el trabajador, como he dicho, como un material más con el que mercadear y no como una persona. Todo bien presentado con bonitas políticas empresariales de relaciones y recursos humanos donde sólo se habla de aspectos positivos, a veces falsos, y donde se culpabiliza de los problemas laborales en los que puedan caer, y se hace sentir culpable, a aquellos trabajadores que no aceptan tales rupturas. 

En este sentido España ha sido uno de los países europeos que más ha sufrido con la crisis de 2008, perdiéndose a gran parte de la juventud, principalmente universitaria. Un análisis interesante sobre la emigración española a otros países por falta de trabajo y de oportunidades en su país lo escribió Jorge Galindo para Jot Down, el pasado mes de septiembre. Obviamente hoy por hoy la principal materia prima que puede exportar España al resto del mundo ya no es ni el estaño ni el bronce de tiempos de los griegos y fenicios, ni la salsa garum, ni la plata de cuando los romanos, ni las traducciones, ni la lana de la Edad Media, ni el oro, ni las especias, ni las fuerzas militares, ni la religión de la Edad Moderna, ni el romanticismo del siglo XIX, ni la intelectualidad del siglo XX, pero sí va precisamente por ahí los tiros. Nuestra principal materia prima son las personas con carrera universitaria. Algunos serán intelectuales propiamente dichos, otros, la gran mayoría, son técnicos y especialistas de alta cualificación de aquello en lo que han sido formados, ya que las peculiaridades de nuestra Universidad hace de los que hemos pasado por ella personas que más que a reflexionar y a hacer se nos enseña a hacer, a cómo hacer. Sólo algunos, por inquietudes propias y ayudados por buenos profesores, alcanzan ese grado de intelectual que debiera ser un universitario.

La dictadura franquista hizo pasar una serie de vicisitudes a las clases trabajadoras de tal calibre que cuando a finales de los años 1960 y principios de los 1970 hubo familias que pudieron ahorrar para mandar a sus hijos a la Universidad, lo hicieron. Muerto Franco en 1975 esta tendencia continúo con la Transición y la Monarquía Parlamentaria. Así, desde los años 1980, España tiene un gran número de profesionales universitarios que, en buena parte, se desperdician en trabajos de baja cualificación porque, simplemente, no hay tantos puestos de trabajo de alta cualificación para todos, y, de poderlos haber, nuestra clase empresarial más arraigada no evolucionó a la vez que la sociedad universitaria, muchos aún hoy no saben usar sus recursos humanos o no saben para qué pueden necesitar a determinados profesionales. En este sentido España está retrasada, por muy avanzados que estén en su formación los trabajadores. Que tus hijos fueran universitarios podía darles un futuro que se creía mejor que el tuyo, y se vendía esa idea al propio hijo educándole en ella, sin apreciar que no siempre tiene porqué ser así. Tener carrera universitaria terminó siendo incluso un requisito social, y en muchos casos hasta laboral. Asistimos a casos tan peculiares como la demanda de trabajdores con varios idiomas y carrera para trabajos que en realidad sólo necesitan de las manos y del buen hacer. El desperdicio de nuestro principal recurso es evidente. Con la crisis económica se ha agudizado. Pero ya antes de 2008 muchos universitarios veíamos cómo se nos ofrecían puestos de trabajo de baja cualificación, o bien de nuestra cualificación, pero en calidad de becarios o de temporales y por sueldos que antes eran de 1.000 euros mensuales, y ahora das las gracias si llegan a 650 euros y a ocho horas de trabajo diarias, mientras se veía con frecuencia como gente que no llegó a acabar los estudios básicos y haciendo trabajos más simples, y que son igualmente loables no obstante, como por ejemplo ser peones de albañil o descargar cajas, cobraban 1.500 o en algunos casos hasta 2.000 euros, según el trabajo. Y sigue siendo así. Mirar ofertas de empleo para archivero, que es mi sector, supone ver como se siguen queriendo becarios, temporales o discapacitados a 650 euros, mientras a la par encuentras ofertas de vendedores a puerta fría a 1.200 euros, y este es un caso real de hoy. Así que sí, exportamos nuestra principal matería prima, que son los universitarios, transformando así a las personas en objeto de mercancia laboral que es requerida y llamada por ingleses, alemanes, franceses, estadounidenses y hasta por chinos. En realidad decir que la exportamos es una metáfora, realmente la gente opta por irse ante la imposibilidad de trabajo o, y, de oportunidades laborales y de construcción de una vida. O recurriendo a otra metáfora de nuestros días: se exilian de España por motivos económicos.

¿Se van los mejores, como se suele decir? Eso es una falta de respeto, un tópico y una mentira. No se van los mejores, se van los que pueden y los que optan por la escapada de España. Entre ellos puede haber excelentes profesionales, pero no lo son por el mero hecho de irse. Es una falta de respeto para con quienes hemos optado por quedarnos, ya sea aquellos que lo hayan hecho porque tienen trabajo o aquellos que no lo tengamos y cuando lo tenemos es por temporadas precarias. La opción personal de cada uno, irse o quedarse, es respetable en todos los casos. Cada uno tiene sus razones. No todo el mundo tiene dinero para irse, ni todo el mundo tiene las mismas cargas familiares, ni todo el mundo tiene los mismos apegos o desapegos. Yo mismo, por ejemplo, no me voy, en parte porque no tengo dinero ni para ir a Madrid, que está a 30 kilómetros, en parte por mi madre, viuda y mayor, en parte por mi apego al sitio donde soy, y, sobre todo, y no miento, porque creo que alguien se tiene que quedar aquí para levantar todo esto en cuanto haya la primera oportunidad de hacerlo. Porque está bien irse y luego volver cuando todo haya mejorado, pero alguien habrá de haberlo mejorado. No van a ser los políticos, vamos a ser los trabajadores. Y sí, ahora padeceré todo lo que haya de padecer, pero esto es una aventura tan apasionante como la de irse. Y ambas opciones son muy respetables, porque sin duda necesitaremos de las experiencias de los que se fueron el día que decidan regresar. Pero de todo esto ya hablé bastante en la "Noticia 1227ª, La generación de los amigos que se van".

El triunfalismo con la victoria de Podemos en la última encuesta CIS no está tan justificado, pues la victoria no es tan positiva. Salvo en la intención de voto, en el resto de preguntas la gente consideró que no le gustaba su programa presupuesto y que no creía en sus propuestas. O sea, que realmente es el mismo caso que en 2011 cuando la gente actuó así: "no me gusta el PSOE de Zapatero, voto por castigo a PP". Ahora es: "no me gusta PSOE ni PP, voto por castigo a Podemos". ¿Y no era objetivo primordial de los que participamos en el 15M que el ciudadano actuara políticamente con participación activa, o sea, como mínimo reflexionando y no por vísceras? Quizá muchos de los que participaron del CIS no conocen bien lo que dice o cómo es Podemos, entonces Podemos tendría mal hechos sus deberes. Pero quizá no es así y es que le quieren votar por castigo, vamos por aquello de: "me da igual lo que digan lo que quiero es que se vayan estos, que haya un cambio", sin reflexionar que ese cambio tendrá unas propuestas y una dirección detrás, igual que cuando en 2011 ganó el PP por la misma vía de pensamiento ciudadano. En ambos casos el resultado del CIS es malo. Y no lo es porque gane Podemos en intención de voto, no he dicho esto, sino porque tres años después la ciudadanía sigue en el voto de castigo, no en el voto político. Y el peligro que tiene eso es que si Podemos en el gobierno no les convenciera, la Historia son círculos, el siguiente paso es que la gente desconfíe de la democracia y de repente alguien comience a pensar: "en este país lo que necesitamos es menos opinar y más hacer, necesitamos a alguien fuerte e indiscutible que acabe con las tonterías", y ya se sabe a qué lleva eso. Así que, amigos más activos en Podemos que leeís por aquí, este resultado del CIS no es bueno ni os ha de valer. No podéis estar contentos con un resultado que tiene todos los indicadores de ser una victoria por voto de castigo. Tenéis que empezar a explicaros a todo el mundo, y no a los círculos, tenéis que empezar a decir vuestras propuestas e ideas, tenéis que asumir el último acto de vuestro camino iniciado, porque tras la asamblea de Vistalegre a comienzos de octubre habéis optado por ser un partido y como tal os tenéis que comenzar a comportar y enfrentaros a la realidad: explicaros para que os conozcan y así podréis ver si la gente de verdad os quiere o no. Un voto visceral por castigo no es bueno para nadie.

Podemos no es el 15M, aunque mucha gente del 15M haya optado por estar en Podemos. Bien leídas las palabras de sus principales líderes, Iglesias, Monedero y Errejón, ellos mismos reconocen que la idea de su fundación no fue a principios de 2014 ni a finales de 2013, de hecho, leyendo a Errejón se ve que muchas veces repite la idea de que en el 15M de 2011 varias personas, tendencias asociativas y un partido determinado, Izquierda Anticapitalista, vieron que allí había una posibilidad de sacar adelante algo a lo que ya estaban dando vueltas. Y tanto que ya lo estaban dando vueltas. Yo diría que al menos desde la huelga general de 2010, aunque aún sin ese nombre y sin esos nombres visibles en los grandes medios de comunicación, que no por otras vías. Mal que pese, el descenso de protestas de 2014 corresponde y cuadra bien con el ascenso de Podemos en las urnas. Mucha gente ha vuelto a optar por la delegación en un partido que ellos mismos creen estar construyendo. La combatividad ideológica que plantea Podemos es tremendamente proporcional a su potencial desmovilizador en las calles atendiendo al bajón drástico de las reivindicaciones iniciadas desde 2010 y que pasaron por el 2011. No hay que olvidar que el periodo 2011-2013 fue el más reivindicativo de España desde la Transición en 1976-1978. Sé que esto es un asunto espinoso para muchos simpatizantes de Podemos, pero esa realidad está ahí, y quizá en buena parte es una combinación de un pensamiento de mínimo coste personal votando en una urna antes que yendo a una calle donde puede haber cargas policiales, o yendo a una huelga donde te quitarán el sueldo del tiempo que no trabajes y en algún caso algún empresario ilegalmente te despedirá por hacerlo con excusas perfectamente legales. En otra parte puede deberse al cansancio de que lo ganado con las protestas tarda en darse y cuando se da no se reconoce que ha sido por la movilización social. Y otra parte puede ser el espinoso tema también de que mucha gente ha olvidado o jamás asumió sus reivindicaciones de 2011 y sigue en la mentalidad del líder salvador necesario.

El ascenso de Podemos en todo caso nos habla de cómo la gran patronal representada por la CEOE no supo comprar la materia prima que más le interesaba.

El gobierno de Mariano Rajoy es quizá el más lamentable de todos los gobiernos de la Monarquía Parlamentaria actual. Totalmente nefasto. A un año de las elecciones generales hay más paro que cuando entró, la gente está más desprotegida en sanidad, educación, pensiones, derechos laborales, derechos civiles y otros. La calidad de los empleos ofrecidos son peores. Los sueldos son más bajos y castigan a los más desfavorecidos, por recomendación de la Unión Europea, la misma que ahora se lamenta de que el gobierno español tomara este rumbo en sus reformas laborales, que es el rumbo que ella le dijo que tomara, repito. Quizá ahora dicen hipocresias y cinismos en vista de los descalabros que los países de la Unión han sufrido en las elecciones europeas de la pasada primavera, tanto desde la extrema derecha como desde la izquierda. O quizá es que se han dado cuenta de que el ultraliberalismo es un fracaso y sólo es la firma a plazo indefinido de la propia autodestrucción de los más interesados en mantenerlo. Quizá han comprendido aquella lección que nos dio la Historia respecto a muchos comunistas y anarquistas españoles exiliados en México y en Francia, que pasados los años 1940, al pisar los años 1950 fueron perdiendo combatividad por un lado por el abandono internacional, por otro por los éxitos de la dictadura contra sus cúpulas clandestinas en España, pero también, punto negro que muchas veces no se quiere tratar dentro de la izquierda, porque muchos se acomodaron tras tantos años de padecer y luchar en sus nuevas formas de vida en los Estados del Bienestar que les ofrecía las libertades y derechos sociales de un sistema capitalista parlamentario que si bien no era por el que habían luchado, les valía.  Sea como sea, Rajoy ha gobernado desde la desaparición y la huida, con un programa ultraliberal y ultracatólico apoyado por la Unión Europea y otros organismos internacionales a los que, retroalimentándose, Rajoy no paró de hacer caso en sus consejos y presiones políticas. Pero sobre todo ha gobernado siguiendo a rajatabla con todo aquello que los grandes y medianos empresarios españoles le han pedido desde 2011. Nos ha gobernado la patronal, que nadie eligió en las urnas, pero que tanta influencia ha demostrado tener en innumerables leyes del gobierno del PP. Y además, entre banqueros, empresarios y políticos nos han gobernado pidiéndonos sacrificios mientas ellos robaban dinero público o se beneficiaban de sus posiciones de cargos privilegiados. No se veía tanta corrupción en España desde los últimos años del gobierno de Felipe González, del PSOE, con una diferencia, en aquellos años finales de González, entre 1992 y 1996, los responsables sospechosos de los casos de corrupción dimitían o se cesaban, con Rajoy, del PP, ni se dimite ni se cesa, todo es dado por bueno por la vía de la permanencia en el cargo.

Y mientras los sindicatos UGT (socialdemócrata) y CCOO (de origen supuestamente comunista, en principio) también van llenando hojas de periódico con supuestos casos de corrupción, ahora unos simpatizantes de Podemos van y crean un nuevo sindicato llamado Somos, según ellos con las ideas de Podemos, al cual Podemos saluda y acoge con gusto, pero que dicen teóricamente no tener nada que ver entre ellos, todo para, según los que fundan Somos, unir a los trabajadores en un sindicato que según ellos es una "nueva forma de hacer sindicalismo". Lo contaba El Diario el 30 de octubre. Yo no sé si estos pecan de ignorancia o de tergiversación, pues en realidad tal como lo plantean es algo que lleva inventado desde 1910 y que existe ya en España y se llama CNT, el sindicato anarcosindicalista del que han derivado otros en nuestros días. Como les contestó CNT-AIT de Albacete el 6 de agosto (pues la idea de crear Somos ya venía de antes de aquel 30 de octubre), la CNT es asamblearia, no tiene liberados sindicales, no recibe dinero del Estado, se puede estar afiliado o ser defendido sin estarlo sin ser anarquista o anarcosindicalista, e incluso se puede tener carnet de partido político, sin ejercer cargos, (está en los estatutos), y son los trabajadores los que deciden lo que quieren, y no determinados líderes sindicales profesionalizados, desde 1910, como ya he apuntado yo también. Lo que quiere hacer Somos ya existe. Pero han ninguneado a la CNT como inexistente en esa forma de funcionar, insisto, no sé si por ignorancia o por tergiversación. No obstante, tanto el diario socialdemócrata EL PAÍS como la derecha muy derecha del periodista Losantos le siguieron el juego al hablar de Somos como algo único e incluso, en el caso de Jiménez Losantos, negando la existencia actual de CNT, a pesar de que tanto la CNT como la CGT son los únicos sindicatos que han ganado en afiliados y simpatizantes en estos años de crisis, llegando a alcanzar las miles de personas sus manifestaciones en los días de huelga general y otras reivindicaciones sonadas. La única razón que tienen de hacer un sindicato que ya de por sí es en si con las mismas formas de funcionar que la CNT es su diferencia: ellos seguirán los principios de Podemos, aunque Podemos no forma Somos... vamos, que en realidad por muy bonito que lo pongan están reproduciendo el modelo PSOE-UGT. Lo siento, pero es así. Y eso no me convence, ni creo que la lucha sea hacer como si la CNT no existiera cuando se plantea hacer un sindicato casi clon en sus postulados básicos y deontología.

Hay que ser exigentes con quienes van a gobernarte o representarte, o aspiran a ello. No es ser muy exigente pedirles que no se conformen con un voto de castigo a Podemos, para que busquen el voto político, que además es una de las cosas que los integrantes de todos los círculos es a lo que aspiran, al menos en teoría. Aunque mucho me temo que hay una buena parte de potenciales votantes que efectivamente lo que quieren tan sólo es que no gobiernen PP o PSOE. La famosa frase de Pablo Iglesias en Vistalegre sobre "hay que ocupar la centralidad", ha dado mucho que hablar en cuanto a cómo interpretarla. Hasta hace poco se definía de izquierdas plenamente, y antes decía de Podemos que no era ni de izquierdas ni de derechas, y en la hemeroteca se puede contrastar y comprobar todas estas posturas tan contradictorias, quizá vaya por ahí: porque ya han catado la vida parlamentaria en Europa y empiezan a ver lo que hay en la práctica. Eso no quita para que dentro de ella quieran cambiar cosas, que es la justa reclamación de la socialdemocracia (al margen del partido que la tome por ideología). Pero esto es ya otra línea de debate. En todo caso, no soy enemigo de Podemos, todo lo contrario, no por analizar cosas que quizá no gusten a algunos se hace para malmeter.

Los que más sabemos de política o los que están más en Podemos, saben lo que quiere Podemos (más o menos en buena parte), pero aquellos que en el CIS han declarado cosas como que no lo saben, que se les diga que no son de izquierdas ni de derechas, que ellos van al centro, cuando no es así, y además precisamente como estrategia para hacerse con el poder, pues es un problema serio. Más cuando Pablo Iglesias recibe preguntas directas en programas de televisión sobre su postura ante temas concretos de la reforma laboral y no responde nunca, eludiendo la respuesta alegando que tendrá que hablar con sindicatos y empresarios, que es lo mismo que hacen todos los gobernantes. Así pasó en 2011 cuando Rajoy decía que ellos iban a quitar la ley antitabaco, por poner un ejemplo tonto, cuando en realidad sabía que no iba a ser así. Hay mucho dueño de bar que se siente engañado hoy día con eso. ¿Que le engañaron por ser crédulo? por lo que se quiera, pero de manera práctica se siente engañado. Si la estrategia es ocultar la realidad para subir al poder, no puedo compartirlo. Yo soy del dicho castellano que dice: Yo soy pecador y lo digo. Para que nadie se llame a engaño luego. Por otro lado, si la estrategia es ocupar realmente el centro, eso implica pactar con los grandes empresarios, y me parece que cuando habla Iglesias de esto algo hay de trasfondo sobre ello que no termina de decirlo, y eso ya se ha vivido muchas veces. La última vez más sonada fue con la reforma laboral de 2010 de Zapatero, pero la más sonada fue cuando Felipe González por querer la centralidad se metió en la Comunidad Económica Europea en 1985 a coste de desmontar astilleros, arrancar olivos, entrar en la OTAN, de la que decía a la gente que "en principio no", cuando sabía que en principio sí, y otras cositas por todos conocidas. Me da la sensación de que existen dos Podemos, uno: la gente común, otro: la llamada popularmente "cúpula", que me parece que ellos, por lo que dicen y luego les veo hacer, ya tienen todo muy atado aunque digan que no. Y si volviéramos la vista atrás, unos meses atrás, se vería como algunas cosas que yo y otros dijimos se han cumplido a fecha de hoy tal cual, a pesar de que por entonces se nos decía que no podía ser, que Podemos era de todos... Ya... eso ya lo he oído antes. Ahora los mismos que me decían que no podía ser, me defienden con uñas y dientes que ellos nunca dijeron que no podía ser y defienden el modelo de partido que se definió en Vistalegre a pesar de que en origen decían cosas contrarias a ese modelo de organización. Si uno pudiera volver atrás y grabar lo que a veces se dice, cuantas personas se callarían para meditar antes de volver a hablar.

Creo que existen dos Podemos y que no me lo refutan los votos de Vistalegre. Hay que preguntar más que a los votantes de Vistalegre (que también sería para analizar sus porqués), que eran menos de 200.000 personas, a los varios millones potenciales que ubica Podemos en la jefatura de gobierno. Insisto, a veces creo que algunos de los más activos miembros de los círculos Podemos miran demasiado a esos mismos círculos, y se olvidan que eso les hace comportar como el resto de partidos algunas veces en estas pocas semanas que han pasado. Da igual lo que pensasen la gente de Vistalegre, habrá varios millones de personas mirando Podemos ahora mismo, y no todos creen o saben o piensan lo que los más activos miembros de los Círculos apoyan. ¿Que hay que tener un plan para alcanzar el gobierno si la ideología implica la vía reformista? Sí. ¿Que hay que tenerlo para tener un fin a toda costa? No, no creo que todo valga. Pero de todo esto se saca una conclusión, Podemos, por aquellas cosas que defiende, no es revolucionario, pese a lo que digan sus mayores seguidores, es reformista y tiene ideas sociales muy claras, por lo que se ubica dentro de una socialdemocracia no como se ha entendido tras 1974, sino como la que se entendía en España y su exilio hasta 1974, que es la socialdemocracia del Pablo Iglesias original, la de Largo Caballero, Indalecio Prieto, Fernando de los Ríos, Julián Besteiro, Juan Negrín, el alcalaíno Andrés Saborit o el exiliado Rodolfo Llopís. Una socialdemocracia muy diferente a la actual línea del PSOE, este aparentemente más cercano a las clases acomodadas hoy día que a los trabajadores de base. 

En todo caso se pone mucho enfásis en rebatir a la gente que es de izquierdas entre la gente de izquierdas. Los de Podemos contra las cosas que dicen o hacen los del PSOE o los de IU, y estos contra lo que dicen o hacen los de Podemos. Pero no, no hay que verse como enemigos, sino como aliados. Aunque, por supuesto, otra cosa que hay que tener en cuenta, es que uno individualmente, yo, por ejemplo, puede ser simpatizante, pero ante todo hay que ser crítico, mi opción es una opción sindical que nunca he ocultado, no una partidaria o partidista, y si el día de mañana le da a Podemos por hacer una reforma laboral como la de 2010 o la de 2012, una que no vea justa, ya les habrá podido votar seis millones de personas que me tendrán enfrente. Pero insisto, desde la alianza, no desde la crítica negativa, al menos que se fuercen demasiado las cosas. Y en este sentido a los de Somos hay que recordarles que incluso la UGT fue contraria al PSOE en dos ocasiones muy sonadas de su Historia, una de ellas en el divorcio entre Felipe González y Nicolás Redondo en los años 1980.  Hay que tener en cuenta que para ser de la UGT no hay porqué ser del PSOE, pero para ser del PSOE sí hay que ser de UGT, está en sus estatutos, y eso puede ser útil como arma de presión moral en organizaciones hermanas, ahora que Somos dice nacer con las ideas de Podemos. Aunque lo ideal es ser un sindicato como la CNT, sin deberse ni adscribirse a ningún partido político. No hablo de cerrarse en un marco ideológico, en el que, por cierto, el del anarcosindicalismo se dice claramente: la vida y la organización en el anarquismo será lo que las personas quieran que sea, cada grupo, y no tienen porqué coincidir entre sí. No me voy a meter en este debate. Pero no creo que Podemos no sea nada y lo sea todo. Nunca ha sido así, y si lo fuera estarían haciendo Historia mundial y el actual Pablo Iglesias estaría a la misma altura de Rosseau, de Platón, de Nietzsche y demás. Creo que no estamos ante ese caso. Sin entrar más ni prolongar más el debate, resumo diciendo que creo que tienen un problema sobre la mesa del que habla muy claramente el CIS, la gente les quiere como revancha, como ajuste de cuentas al PP y al PSOE, incluso a IU, y deberían reflexionar sobre que ha subido Podemos, pero otros que han subido son UPyD, VOX, y demás. Esa es la tendencia que se ha reflejado. No voy a entrar en el color de cada marca, pero nunca se debe perder de vista, o se perderá parte de la reflexión de la realidad actual. Y la realidad actual, mal que pese a algún miembro de Podemos, sigue midiendo el mundo con bloques de ideas. No inamovibles, pero no inexistentes. ¿Se busca realmente la participación ciudadana y el voto político y no el pasivo o el de castigo? Pues según el CIS ahora mismo eso no se cumple. Ganan, pero, lamentablemente usando una frase dedicada por Unamuno a lo que es la antípoda de Podemos, no convencen. No, según lo que la gente ha contestado en esa encuesta. Y repito, siempre dicho todo desde la alianza, desde la construcción.

¿Cuántas personas participaron de la elaboración del programa de Podemos o de los puntos programáticos sobre los que se ha de construir el programa? En la última referencia que hizo Código 288 y la propia página de Podemos Alcalá podemos decir que había unas 100 personas en el que elaboró el de Alcalá de Henares. ¿Cuántas de esas 100 personas fueron realmente activas? Alcalá de Henares tiene 210.000 personas. Y esa es la realidad. Que el 100% de 100 personas estén de acuerdo es fantástico, pero ¿lo estarían las 210.000 personas? Lo ideal es que todos participen, esa es la idea fundacional de Podemos en Primavera, pero la realidad es muy otra. Y esto mismo lo podemos extrapolar a Podemos a nivel nacional y su encuentro en Vistalegre. ¿Cuántos acudieron? ¿200.000? El 80% de ellos, y una cifra menor en Internet, votó a Pablo Iglesias y su proyecto, aunque a mí me parece mas coherente e interesante el proyecto y las ideas de Echenique. Unas 70.000 personas votaron por el liderazgo de Pablo Iglesias. Pero el asunto es que la intención de voto les ha trascendido, pues para poder ganar esa jefatura de gobierno en la intención de voto han necesitado unos seis millones de personas detrás en un país de cuarenta y tres millones de personas, y no reunen tantas entre todos sus círculos. Y eso lo deben tener en cuenta. 

Puede que si gobiernan den algún disgusto a algún seguidor, pues tendrán que gobernar para todos los españoles, piensen o no como ellos. Pero no nos engañemos, reflexionemos antes de creer todo lo que se dice, pues algunas de las cosas que he leído en algunos de sus círculos implicaría para su realización una intromisión del poder ejecutivo en cuestiones del poder judicial que, de producirse, sería antidemocrático. No se podrán hacer, salvo si se salta la ley. Bien es cierto que algunos de los presupuestos de algunas cosas que piden implican no reformas, sino un proyecto constituyente con prerrogrativas revolucionarias, y eso ante un panorama del que venimos tan favorable a los grandes empresarios y a la Iglesia con Rajoy; eso es un panorama complejo y no exento de peligros. Y esto también cuenta con ejemplos en la Historia española, tanto con la dictadura de Miguel Primo de Rivera en 1923 como con el golpe de Estado fracasado que derivó en una guerra en 1936. No lo digo por ser fatalista, sino porque hay que conocer bien sus causas para saber cómo enfrentarse a los proyectos de un modo que no derive en un traumatismo como ese, donde gente con poder, disconformes, nos lleve a posturas irreconciliables. No olvidemos que en ambos casos la ruptura democrática la produjo la derecha política y las corrientes sociales que tradicionalmente suele apoyarles. Sus valores merecen ser escuchados para llegar a tener un diálogo que pueda ser productivo y no traumático. Eso sí, sin olvidar jamás que hasta la fecha sólo los trabajadores han sufrido la peor cara de la crisis, sin que los que más poseen hayan puesto su carne en el asador, sino todo lo contrario. La paciencia del pueblo español trabajador ha sido enorme, bien vale que ahora les toque a otros ser pacientes y tolerantes. No quiero cerrar el párrafo pareciendo agorero o contrario a Podemos. Creo que Podemos es una poderosa fuerza democrática y pacífica, pero su modo de entender esto, que es como lo entendemos muchos, puede chocar con los cánones políticos de los que hasta ahora han llevado la sartén. Estamos ante una nueva especie de Mayo de 1968 en la que los ciudadanos de a pie vuelven a reclamar su espacio democrático.

En cuanto a otras formaciones de izquierdas, me da la sensación de que no se le ha dado una oportunidad a IU para que dé de sí todo lo que podía. Ahora que comenzaba a remontar le rasca simpatizantes Podemos. Claro que cuando pudo hacerlo en la Comunidad de Madrid como coalición en 2003, lo impidió el oscuro caso del llamado "Tamayazo", donde dos diputados del PSOE fueron comprados para que votaran en contra de un gobierno PSOE-IU, ellos alegaron, y algunos del PSOE lo suscribieron, que no querían un gobierno con IU. Curioso, para ser todos de izquierdas. Creo que Cayo Lara estaba haciendo un buen trabajo, y que estaba ascendiendo, muchas de sus ideas, no obstante, mal que les pese, la llevan consigo algunos de los que ahora componen los círculos de Podemos, precisamente algunos de estos son los más beligerantes con IU, y alegan cuestiones de organización del partido, y no tanto de ideas. Como sea, Cayo Lara ha abandonado la idea de liderar a IU en las próximas elecciones generales del Estado, sin haber podido dar de sí todo lo que prometía, y le cede el paso a Alberto Garzón, alguien más joven y que, no es para ignorarlo, es amigo personal e íntimo de Pablo Iglesias. No es la única conexión de cercanía de IU con Podemos, Tania Sánchez, aspirante a presidenta de la Comunidad de Madrid por IU es la pareja sentimental de Pablo Iglesias. Esto de Podemos e IU parece la crónica de un matrimonio anunciado, aunque se niegue y reniegue de ello una y otra vez, más por parte de Podemos que de IU. Pero ahí está la propuesta de las coaliciones Ganemos, de las que mejor hablaré cuando se acerquen las elecciones municipales de 2015. Por supuesto que hay más izquierda que esas izquierdas. Resulta interesante la ecologista Los Verdes, que suelen ir con IU, o Equo, que tienen presupuestos socialdemócratas en sus programas, por la rama derecha de la socialdemocracia, por cierto, pero eso sí, impecablemente ecologistas. Hay personalidades de Equo que sí tienen un pérfil algo más social, como Florent Marcellesi, un reciente eurodiputado que no lo está haciendo nada mal. 

Y nos queda el PSOE. Hubiera sido más coherente que los socialdemócratas del PSOE hubieran elegido a Eduardo Madina, que parece consecuente y consciente de los ideales y la trayectoria del PSOE, en lugar de eso eligieron en julio de este año a Pedro Sánchez, un líder de cartón piedra que no podía ser más desacertado. ¿Quién cree en Pedro Sánchez? Mucho me parece que cree en él los ya convencidos del PSOE, y no todos. Es curioso ver como dice muchas cosas que podrían ser deseables, pero a la hora de la verdad hace otras, como cuando apoyó el ser republicano del PSOE, pero cuando IU llevó al Congreso una votación para realizar un referendum sobre Monarquía o República a finales de verano, el PSOE de Pedro Sánchez, él incluído, votó en contra junto al PP, y dando razones y todo. Es curioso verle discrepar con el PP por muchas cosas, pero a la hora de la verdad, en los grandes asuntos, siempre le apoya, "por el interés general" y "la visión de Estado", suele decir. Tiene muchas frases que venden bien, pero por dentro están vacías incluso de su propia ideología. No se defiende bien en las entrevistas si estas tratan de hablar de política, pero lo hace muy bien si se trata de vender una imagen. Y pareciera que su enemigo es la izquierda, a la que se supone él pertenece, pues le he oído más veces atacar a Podemos y a Pablo Iglesias, y muy virulentamente llamándole "populista" y otras perlas ante cosas que el propio PSOE defendió en el pasado no lejano, pero nunca le he oído ni visto atacar con el mismo afán a Rajoy ni al PP. Le he visto pasearse por todo tipo de programas de televisión y radio para criticar a Pablo Iglesias por esto mismo. A mí Pedro Sánchez me parece un deshacierto y una autocondena del PSOE a caminar por el desierto. No creo que los que lo votaron fueran realmente conscientes de la realidad del momento y de qué ha detectado la gente que les ha fallado del PSOE cuando reeligieron a Zapatero en 2008. Se quería de ellos política social y socialista, en su lugar no sólo no lo han comprendido, sino que siguen en su rumbo errático de los últimos años ahora con un líder que queda bien en las fotografías por su hermosura física.

En otro espectro ideológico, ya que en esto es en lo que en definitiva se está debatiendo la sociedad, Germán Cano ha sido nombrado dentro del Consejo Político nacional de Podemos hace un par de días, según leí en EL PAÍS. Sin entrar en las muchas cosas que este profesor de filosofía ha hecho por y en Alcalá de Henares desde el 15M, algunas mencionadas en esa bitácora, le entrevistamos en Parlamento Pirata para las elecciones europeas de la pasada primavera, y, sin ánimo de ofender a nadie, la suya fue la entrevista más floja porque fue en exceso teórico y filosófico y nada práctico con la realidad. En todo caso, su entrevista está en los podcast de la temporada pasada, en la web de Radio Arrebato (No recuerdo que día exacto fue, pero buscad en una horquilla de un mes antes de las elecciones europeas si os interesa escucharlo, ya que parece que tiene desde ayer un puesto tan relevante en el actual partido político que es Podemos). Se puede ser un gran profesor y a la vez un mal gestor político. Una cosa no quita la otra. Esperemos, por el bien de todos, que sea otro "Tierno Galván", en el sentido de que sea en ambas cosas bueno, pero ya digo que por las veces que le he oído hablar ya y por la entrevista que le hicimos, mucho me parece a mí que está más preocupado por la teoría que por la realidad. Espero equivocarme y que lo tenga equilibrado. En todo caso, la gente de Podemos en general, Cano incluido, lo tiene todo muy claro. En esto sacan ventaja. Ellos tienen metas sociales fijadas para lograr, el resto de partidos políticos se conforman ahora mismo con permanecer en un orden de estado general. Podemos, sólo por eso, tiene ventaja. Gusten o no gusten sus metas. Podemos pudiera ser una regeneración política y social sólo por eso, aunque está por verse si los intereses de un grupo de profesionales de la Universidad, que es lo que compone la cúpula de Podemos, sabrá corresponder con los intereses de gente que de momento les apoya y cuya trayectoria no ha pasado por la Universidad o que tras pasar por ella cuentan con otras experiencias más de la vida.

Viene bien refrescar una famosa reflexión de Napoleón Bonaparte para que los compañeros de Podemos no se duerman en los laureles y estén siempre alertas y atentos. Los vencidos de hoy son nuestros principales aliados, con la primera derrota mañana serán nuestros principales enemigos. Y ante esta frase hay que mirar a los arribistas.

Pilar Fernández, líder y concejal de IU en Alcalá de Henares, frenó la semana pasada que la comisión de investigación municipal sobre las relaciones de los ediles del PP con Waiter Music y COFELY, en la primera línea de las investigaciones de presunta corrupción en boca de toda España, pueda tener "filtraciones", o sea: ha impedido que la prensa informe de lo que se hable en esa comisión, a pesar de que Cadena SER informó literalmente de lo que se dijo en aquel acta donde ocurrió esto. Con este hecho IU-Alcalá de Henares queda totalmente desprestigiada, le quedaba poco de la mano de Fernández desde hacia años, pero esto lo ha rematado. Me parece sorprendente cómo son incapaces de ver los militantes de IU-Alcalá de Henares la de gente que dejó de apoyarles en las urnas precisamente por Pilar Fernández. Quizá por ello David Cobo, secretario general del PCE-Alcalá de Henares, se acaba de presentar a las primarias de IU para intentar ser su lider. Recordaré para quien no lo sepa que en las elecciones de 2011, cuando el secretario del PCE-Alcalá era Maxime Guillet, PCE e IU en Alcalá ya protagonizaron un enfrentamiento por discrepancias de qué era correcto y qué no que ya entonces saltó a la prensa nacional, se resolvió con la salida de Guillet de la secretaria del PCE y la colocación de Cobos al frente de la misma, con una serie de decisiones personales de Guillet y de votaciones de sus militantes. A todo esto, mientras Pilar Fernández presentó Ganemos en Alcalá para las elecciones de 2015 no hace mucho, el Círculo Podemos y otros colectivos como la Plataforma de Afectados por la Hipoteca presentaron un segundo Ganemos en la ciudad. La cosa en la izquierda alcalaína no puede estar más revuelta y más apasionante en estos momentos. El PSOE entre tanto sí que duerme en los laureles de una misma linea de oposición de los últimos siete años. Y el alcalde, del PP, dice que él no hace filtraciones cuando saben [el resto de ediles] que "saben que las hace otro". ¿Se refiere a Bartolomé González, anterior alcalde del PP, o a Avendaño, de UPyD? Ni idea. Pero parecen más preocupados en que los ciudadanos no sepan, que en aclarar si hay corrupción o no en Alcalá.

Y mientras escribo todo esto, por enésima vez el telediario informa de un alto mando militar que ha dado un discurso belicista a costa del independentismo catalán y escudándose en su particular visión de la ley, el orden y la Constitución, tal como las juntas militares ya hicieron en su día cuando en 1923 le entregaron el poder a Miguel Primo de Rivera, también entonces era una Monarquía Parlamentaria de carácter democrático y fundamentalmente biparidista aunque formalmente en la legalidad había pluralidad de partidos. Pues eso, son tiempos delicados.

Al militar ya le ha dado un tirón de orejas el gobierno. Un saludo y que la cerveza os acompañe.

domingo, noviembre 16, 2014

NOTICIA 1410ª DESDE EL BAR: FIN DE ALCINE 44

(Vicente Ariño dirige la Orquesta Ciudad de Alcalá en la clausura de Alcine 44, fotografía de Juan Carlos López)

Pues hoy se cierra la 44ª edición de Alcine. Mucho he hablado ya de cómo se ha desarrollado, qué le ha envuelto, sus cortometrajes europeos y sus largometrajes de Pantalla Abierta. Podéis ver el palmarés tanto en la página de Alcine, como en los comentarios de la anterior entrada de esta bitácora. También podéis leer sobre los favoritos de El Tornillo de Klaus en su propia revista electrónica, donde además incluye una acertada crítica sobre los asuntos económicos y la apatía política que había tras las bambalinas. Y es que una empresa privada se ha hecho con parte del festival, provocando algunos ceses de contratos por no renovación y una serie de recortes que, por ejemplo, han provocado una de las galas de entrega de premios más aburridas y apáticas que haya visto yo en Alcine. No ha habido puesta en escena, y una actriz, Ana Rujas, nada convencida de su guión sobreactuó los chistes y equivocó muchas de las presentaciones que debía hacer, aunque los músicos fueron impecables. Por cierto que me sentaron entre Fran Perea y varios de los ganadores de la noche.

Por Alcine han pasado y han iniciado sus carreras cinematográficas gente como Isabel Coixet, Alex de la Iglesia, Santiago Segura, Fernando Colomo, Joaquín Jordá, Fernando León de Aranoa, Juan Carlos Fresnadillo, La Cuadrilla, Javier Fesser, Daniel Sánchez Arévalo, Miguel Bardem y otros muchos. Estos son directores, pero también innumerables actores y actrices conocidas, compositores de música, y técnicos de toda clase han empezado o se han visto recompensados en este festival que, por otra parte, ha visto muchas películas muy afamadas antes de que se afamaran. Es por ello que esperamos que los premiados, gente como Carlos Vermut por Magical Girl, Pablo Remón Magaña por el cortometraje Todo un futuro juntos, Oriol Martínez y Enric Ribes por Take me to the Moon, o Patricia Font por Café para llevar, sean pronto más de esas grandes promesas cumplidas del cine español. Es cierto que este festival, cuyo origen está en el cine aficionado allá en su primer planteamiento en 1969 materializado en 1970, es de los pocos que le dan voz y valor a los técnicos como montadores, guionistas, músicos, actuaciones de actores y actrices o los efectos especiales, y también de los pocos que dan la oportunidad de verse premiados por el público con carnet de jurado, y no sólo por los jurados especializados. La película largometraje premiada por el público fue Magical Girl, de la que ya hablé mucho el otro día en esta bitácora y de la que me parece que queda mucho por decir. En cuanto a los cortometrajes, el público premió al español Todo un futuro juntos, del citado Pablo Remón Magaña. Se trata de un cortometraje en blanco y negro basado en una conversación real entre el director de un banco y un subordinado que el realizador del corto escuchó en una cafetería de Madrid. Este cortometraje también se llevó el Premio "Alma" al mejor guión, el primer premio de cortometrajes españoles y el premio al mejor actor. Alcalá de Henares es una ciudad cuya tasa de desempleo es proporcionalmente más alta que la de la propia España en relación a sus habitantes, del mismo modo que aquí el paro crece por encima de la media nacional. Ha habido muchos desahucios y cada vez somos más combativos y críticos con nuestros políticos y empresarios locales. Es por ello que este cortometraje no podía haber tenido un ambiente social más acogedor. En cuanto a los cortometrajes europeos el jurado del público elegimos como ganadora a Mute, de Job, Joris & Marieke, el cual incluso os lo puse la anterior vez para que lo viérais. Me alegro mucho. A Matka, de Lukasz Ostalski, el jurado profesionalizado del certamen le dio el segundo premio y le cedió el primero a Pride, de Pavel G. Vesnakov. Ya hablé de ellos. Yo hubiera invertido el primero y el segundo premios, para mí Matka hubiera sido el primer premio.

Siempre he dicho algo que es evidente, Alcine es un festival donde los documentales son muy bien acogidos. El público alcalaíno es muy dado a alzar con premios a los documentalistas. De hecho, en los años 1970 los primeros y mejores premios estaban reservados especialmente a la modalidad de documental, siendo uno de los grandes ganadores de las primeras ediciones Baldomero Perdigón, un alcalaíno conocido. Este año se ha cumplido con ello, pues el segundo premio de cortometrajes españoles se lo llevó Oriol Martínez y Enric Ribes por Take me to the Moon, como he dicho, sin olvidar que el propio primer premio en parte era una ficción basada en una realidad. Take me to the Moon es un documental sobre la vida en torno a una fábrica de sujetadores china. No nos muestra abusos laborales, sino unas vidas normales y corrientes en una China comunista, budista y confuccionista que celebra con total normalidad la Navidad como si fuera Occidente. 

El tercer premio nacional ha sido Café para llevar, por Patricia Font. Para mí y algunas de las personas con las que fui a la gala de clausura, este era un primer premio claro, pero se quedó con el tercer premio. Es una historia de ficción sobre una expareja que se reencuentran muchos años después de su ruptura en un café y se hablan de su presente y de su pasado. Es una historia clásica, y es que Alcine 44 ha tirado este año por las historias construidas de una forma clásica, pero funciona muy bien, y su actriz, Alexandra Jiménez, en combinación con Daniel Grao, hace una gran interpretación que levanta todo el soporte del cortometraje gracias, también, a un buen texto de guión. Intuyo que Alexandra Jiménez, que conocemos más por series de televisión como Los Serrano (Álex Pina y Daniel Écija, 2003-2008), nos va a dar en el futuro películas muy memorables y a tener en cuenta. A mí me ha ilusionado mucho su interpretación en este cortometraje. Aunque el premio de interpretación femenina se lo llevó Olaya Martín, por Soy tan feliz (Juan Gautier, 2014).

Por lo demás, hoy domingo 16 se está proyectando el palmarés y esta mañana se ha producido el concierto sinfónico de la Orquesta Ciudad de Alcalá para la clausura de todos los años. Pude ir gracias a la invitación doble que me hicieron Anna Guillou, que trabajó para Alcine muchos años, y Pepe, dueño del Flamingo Rock Bar, y amigo personal. El estupendo Vicente Ariño esta vez repitió tres temas del repertorio de años anteriores, que fueron "Moon River" (Henri Mancini), "El Mago de Oz" (Harold Arlen) y "La marcha imperial" (John Williams). Fue precisamente la última, de la banda sonora de La guerra de las galaxias (George Lucas, 1977), la que fue objeto del bis final, a pesar de que en ella uno de los trompetas cometía fallos. Las tres quedaron mejor en los años anteriores que fueron tocadas respectivamente. Me decía un amigo de música rock que se había barajado la posibilidad de incluir otra vez una colaboración con instrumentos eléctricos y una batería, pero esto fue descartado por el propio Ariño, por lo que me pregunto si ese descarte de última hora fuese lo que provocó por falta de tiempo de preparación recurrir a temas que los músicos ya conocían, o al menos muchos de ellos, pues este año se estrenaron una gran cantidad de nuevos miembros de la orquesta. Sin embargo esta vez la experimentación vino de la mano de una colaboración con Tito García González y su cortometraje La marioneta de Merlín, que se proyectó en mudo mientras la orquesta le ponía música en vivo tal como si fueran los tiempos del cine mudo de comienzos del siglo XX. Quizá yo hubiera preferido que hicieran esto mismo pero con un cortometraje precisamente de las primeras décadas del siglo XX, quedó bien igualmente. La verdad es que en el concierto Ariño apenas gastó palabras esta vez, pero sí gastó junto a sus músicos del sentido del humor usando caretas de personajes de La guerra de las galaxias y también de las otras películas que interpretaron. Tienen ya catorce años de colaboración con Alcine y el año que viene la propia orquesta cumplirá veinte años. Además logró tocar en New York hace ya diez años, antes que la Orquesta Nacional, e incluso tiene reconocimientos y hermanamientos con los músicos de New York. Por ello cerraron el concierto con Misión imposible (Danny Elfman), como parte del reto y el afán de lograr éxitos. Pero... me anticipo... ¿cómo empezaron? Empezaron con una suite que recogía al completo la banda sonora de Harry Potter, también de John Williams. La verdad es que Ariño, al que admiro mucho, suele hacer muchos temas de Williams, que es un compositor muy vitalista y positivo, y eso se nota en los propios modos de Ariño. Por ello, quizá, el mejor tema del concierto de este año, rotundo y enorme, que nos invitaba a creer en los milagros y que al final ganaremos los que sufrimos, era otro tema de John Williams, E.T.. El tiempo que sonó esta banda sonora fue el más apoteósico momento de la clausura de este año. Me llenó de ilusión y de esperanza.

Saludos y que la cerveza os acompañe.

viernes, noviembre 14, 2014

NOTICIA 1409ª DESDE EL BAR: ESOS NO SON CUADROS, SON PELÍCULAS, AMIGO SANCHO (Alcine 44)

Pues estamos a viernes 14, a dos días del final del festival, pero todas las secciones de metrajes participantes en concurso ya han terminado. Este anochecer se celebrará el acto de clausura en el Teatro Salón Cervantes, que realmente es la gala de premios, a la que asistiré con dos invitaciones gratuitas que me han dado. Así que pondré en comentarios de esta entrada la lista de ganadores, a diferencia de otros años que le he dedicado una entrada entera. Aunque ya sabéis que a través de la propia página de Alcine podéis mirar esos mismos galardones de la 44ª edición cuando sean públicos, así como otras cosas como ver a qué actos podéis asistir aún, pues realmente Alcine se da por clausurado del todo con el concierto de música clásica de películas del domingo y los tres pases del palmarés en ese mismo día. Así que quedan dos días, tres contando este, donde quedan citas pendientes con el cine. Así por ejemplo, hay conciertos, fiestas, más proyecciones, un maratón de cortometrajes de terror en la Sala Ego, y demás. De hecho, aunque pondré el palmarés en comentarios de esta entrada, para cumplir la tradición, daré por cerrado este año las informaciones sobre Alcine en una tercera entrega que recoja el concierto de este domingo que viene. 

De momento ayer ya acabaron las proyecciones de todos los largometrajes de la sección Pantalla Abierta a los Nuevos Realizadores. Aunque este festival es importante por estar dedicado a los cortometrajes, también tiene su importancia con esta otra sección, pues como ya dije en la anterior entrada, ambas cosas son la puerta de entrada y de oportunidades a muchas personas que están comenzando en el cine, desde diferentes modalidades de trabajo, y que hay quien incluso encontró la fama o la popularidad, o toda una carrera profesional, empezando por estas salas. Además, Pantalla Abierta, como también dije, es una sección muy interesante porque es de los pocos festivales de cine que cuentan con ella y dan la oportunidad a los espectadores que nos apuntamos a ser jueces de que las películas sean juzgadas por el público. El criterio del público es muy variado, cada uno juzga con su propio criterio de porqué le gusta la película o porqué no. Hay quien atiende a todo tipo de tecnicismos, quien atiende a las temáticas, quien atiende al guión, quien atiende a si le ha emocionado, quien atiende a lo que quiera que sea. Así hay juicios muy variados, de los más complejos a los más simples, desde quien se entretiene en mirar cuestiones de montaje, a quien atiende a si una actriz o un actor le cae bien o mal en su vida personal, y en definitiva todo eso es enfrentarse al público. Hay quien mira lo artístico y la historia contada, y hay quien mira si se ríe o no se ríe, y si hay explosiones o no. En definitiva, el público no siempre coincide con los jurados técnicos del festival, y eso los realizadores lo valoran cada uno de una manera. Yo me acuerdo de un año, hace tiempo, que un productor viendo que yo había votado, sin preguntar por mi voto, se me acercó para preguntarme qué me había parecido el final, porque la película aún no estaba comercialmente en las salas y se planteaban cambiarlo para hacer taquilla, si cambiarlo fuera necesario. Y allí estaba ese hombre preguntándole a cuántos podía. No citaré la película, pero la recuerdo bien porque además la protagonizó un actor de una familia de actores conocidos, el cual hoy por hoy está caído en desgracia o perdido de los escenarios.

Pero antes de comenzar a hablar de las películas que se han presentado este año, y puedo decir que entre cortometrajes y largometrajes este año ha habido un nivel general muy alto, como ya comenté también en la anterior entrada, y nos lo han puesto difícil, pues digo que antes de comenzar a hablar de esos largometrajes, me toca hablar de dos exposiciones relacionadas con Alcine. 

La primera exposición temporal de la que quiero hablar está relacionada con Alcine, pero no la organiza Alcine, sino la misma Concejalía de Cultura pero a través de "Los Universos de Cervantes", que es la organización o proyecto cultural que se dedica a organizar en Alcalá de Henares los eventos dedicados a la figura de Miguel de Cervantes y su obra. En la Capilla del Oidor, al lado de la Plaza de Cervantes, han montado una exposición que terminará en enero de 2015, dedicada a la serie de dibujos animados española "Don Quijote de la Mancha", que se emitió en Televisión Española de 1979 a 1981. Lo cierto es que esa exposición es algo más que eso, ya que en realidad el personaje de Don Quijote en esta animación sirve de excusa para explicar al visitante cómo se realizaban y realizan las películas de animación tradicional, sin ordenador ni informática alguna, paso a paso. La serie fue producto de los productores José Javier Romagosa y de Cruz Delgado. No fue una serie cualquiera en España, no sólo porque tuviera un gran éxito de público y se transformara en un hecho cultural de toda una generación de niños de los años 1980, yo entre ellos, que nací en 1979. Aunque en España ya se hacían dibujos animados al menos desde los años 1960 hasta donde yo sé, todo puede ser que ahora alguien aporte algún metraje anterior, bienvenido sea, estas producciones no aportaban nada al panorama de los dibujos animados en aquellas épocas. Podían ser divertidas, todos recordamos a la Familia Telerín, pero no eran significativas artísticamente, pese a que hubo muy buenos dibujantes en ellas. Esta serie, que se exportó a todos los continentes del mundo, fue la primera que demostró mundialmente que España también podía crear buenos dibujos animados. Así por ejemplo, fue la primera que con un presupuesto actualizado a unos once millones de euros su primera tarea de realización era mandar a sus directores artísticos y de fotografía a viajar por toda España. Su misión era fotografiar y dibujar todos los lugares de la Ruta del Quijote, incluida Alcalá de Henares. Además, debían documentarse históricamente en los archivos y bibliotecas sobre cómo eran esos lugares en el siglo XVII, cómo eran las ropas, cómo eran las casas, cómo eran lo objetos, etcétera. Fue un trabajo de documentación nunca antes realizado para unos metrajes de dibujos animados. En eso España fue pionera, quizá en competencia con Hayao Miyazaki, que también lo hacía así en Japón. El departamento de localizaciones iba pintando los escenarios, mientras otros iban creando un "story board" (una especie de cómic de producción) que suponía trescientas viñetas por cada treinta minutos de metraje. Ese "story board" se corregía, se pintaba a papel que luego se pasaba en reprografía a acetatos, las filminas de acetato sufrían una prueba de "layout", que eran los dibujos en líneas azules para ver qué movimientos fallaban, esto era lo más costoso en tiempo y dinero, luego se creaban los dibujos válidos, se pintaban, en fin, se hacían una serie de tareas complejas que explican muy bien en esa exposición. La música era una canción de Juan Pardo, excomponente de Los Brincos, y de Areta, aunque la cantaban unos niños, la voz del Quijote era la del actor Fernando Fernán Gómez, muchos de los dibujantes participantes eran creadores de cómic famosos que habían sido despedidos o cesados de la editorial Bruguera, en crisis en esa época, y en fin, la exposición es muy buena. Gracias a ella se entiende muy bien el proceso de creación de una película animada tradicional, se entiende porqué estos dibujos marcaron un antes y un después que llevó a España a otras producciones como la participación en "Érase una vez el espacio" o en "Ulises 31" o en los buenos metrajes actuales. Todos los objetos son originales, y se ve el deterioro de algunos de los acetatos. No os dejará indiferentes, es muy recomendable.

La otra exposición que merece la pena visitar también está relacionada con Alcine, pero tampoco la organiza Alcine, sino otra vez la misma Concejalía de Cultura ahora a través de las actividades de la Casa de la Juventud, en el Parque de la Juventud. Se trata de una exposición de cuadros que organiza la gente de Cuadros de Cine, una asociación de artistas alcalaínos que ha nacido este año. Como muestra de su talento os muestro este cuadro de grafito sobre madera, pintado por GAYA, que reproduce al monstruo Freddy Krueger de Pesadilla en Elm Street, esa serie de películas iniciada en 1984 que a tanta gente nos quitó las ganas de irnos a dormir, por miedo a lograrlo. En esta asociación hay gente también como la pintora estupenda de la que ya he hablado alguna vez, y muy prolífica, Zaida Escobar. Pero también un cineasta complutense, del que ya he hablado por esta bitácora alguna vez y que ha llegado a ganar en Alcine en años anteriores, Ugo Sanz. En cierto modo me recuerda a una serie de temática de cine que hizo hace tiempo Alberto Cerezo, sólo que esta vez son varios artistas, entre los que no está él, con estilos diferentes y con interpretaciones personales de fotogramas famosos de largometrajes históricos. Es muy de destacar por ejemplo los cuadros dedicados a E.T., por Daniel Gojénola, a La Guerra de las Galaxias, de la propia Zaida, a la actriz Audrey Hepburn, y algunos otros.

Y ahora sí, hablemos de las películas que han participado y competido en Pantalla Abierta en Alcine 44.

Marsella (Belén Macías, 2013). El lunes abría esta sección esta película. Abrir una sección un lunes en primera sesión y con un público que habitualmente esa ubicación les pilla en estado de reticencia, no por la película, sino porque desconocen lo que vendrá después y no saben si puntuar a la baja o a la alta, es difícil siempre. Belén Macías no pudo estar en la presentación del metraje y decidió mandar un video que se proyectó en pantalla. No fue la única persona en hacer esto, cosa que rara vez había visto hacer en años anteriores, casi nunca ocurre, aunque este año ocurrió varias veces. Por un lado eso impide que haya debate posterior con el público, pero por otro lado eso es mejor que no hacer acto de presencia alguno. La película la protagonizan Noa Fontanals, Goya Toledo, María León y Álex Monner entre otros. Se trata de una película de carretera, o de viaje, lo que se llama una "road movie".  Como toda road movie los personajes no sólo tienen un viaje que hacer en el espacio, sino también en su interior mental. Una mujer salida de presidio por sus excesos con el alcohol logra recuperar la custodia de su hija, la cual estaba a cargo de una pareja de clase media que se insinúa alta por algunos detalles como su coche, su ropa, su educación y sus modales. La hija aparentemente identifica como madre a la madre de acogida más que a la propia madre genética, con la cual hay una relación bastante fría. Como sea, la madre genética quiere llevar a su hija a Francia, a Marsella, para que conozca a su padre, el cual, francés, ni siquiera la había visto nacer. Para lograrlo se compromete a llevar droga al otro lado de la frontera. De esta manera ocurren una serie de cosas en el viaje que hacen que conozcan a unos camioneros y que la madre de acogida vaya al encuentro de ellas para intentar recuperar a la niña. El asunto de la droga realmente no es importante. Belén Macías usa el recurso inventado por Alfred Hitchcock de darle una aparente gran importancia a un asunto criminal para que el argumento en realidad pueda hablar al espectador de otros asuntos humanos más personales. El problema es que Hitchcock lograba esa atención con el asunto criminal como algo principal, siendo en realidad secundario en la trama, sin desmerecer el auténtico objeto de sus tramas, pero Macías sólo ha logrado rozarlo. El asunto de la droga se queda en mera anécdota, no genera tensión ni atención alguna. María León, por otro lado, a nivel personal en su carrera de actriz, empieza a correr el riesgo de quedar encasillada en papeles de persona de ambientes humildes más bien tirando a marginales. Hay una amiga que incluso se quejaba de que, según ella, siempre se quiera dar una sensación acerca de los padres de acogida como gente bien, cuando en la realidad, según la mucha gente que conoce ella en esa situación por circunstancias propias de sus vivencias, no es así. Por otro lado hay escenas donde se nota el movimiento por temblor de haber usado la cámara en mano, contrastado con otras escenas donde la cámara está perfectamente estabilizada. ¿Tenía sentido narrativo la necesidad de tener la cámara en mano y dejar filtrarse esos movimientos oscilantes? Pues observé la película esperando que lo tuviera, pero la realidad es que no lo tenía. Tal vez se debió a que en esos momentos no tenían donde fijar la cámara, no sé. Aún con todo, la película, que trata de mostrar que no todo es blanco y negro, se defiende. Hubo gente muy contenta con ella. Para mí no es una película ganadora, pero no es una película mala. Belén Macías hace muchas series de televisión de éxito actualmente y eso ha sabido usarlo en su primer largometraje, por eso sabe crear algo que, si bien no me convence del todo, tiene su gancho. El reparto de actrices que ha elegido habla mucho de esto

Uranes (Chema García Ibarra, 2013). García Ibarra ya había pasado por Alcine el año pasado con un cortometraje llamado Misterio, e incluso ganó. A mí aquel cortometraje no me terminó de convencer del todo. Empezamos por ahí. Uranes es su primer largometraje, obviamente, y mejora su filmografía respecto a ese cortometraje según mi opinión. Este largometraje dura 60 minutos exactos. Aquí hace falta una explicación. En todo el mundo oficialmente existen lo que se considera cortometraje, cuyo máximo de duración está fijado internacionalmente por aceptación implícita en un máximo de 30 minutos, lo que se considera mediometraje, entre 30 y 60 minutos, y lo que se considera largometraje, más de 60 minutos. Pero en España, aunque los que vemos cine seguimos esos mismos criterios, oficialmente muchos sólo reconocen la existencia de cortometrajes, hasta 60 minutos, y largometrajes, más de 60 minutos. Sin embargo, tanto en la Filmoteca Española, al menos en su archivo, como en Alcine, se atienen a la primera definición que acepta la existencia de cortometrajes, mediometrajes y largometrajes. ¿Es Uranes un largometraje con sus 60 minutos? Sí, pero por los pelos, lo es por un margen muy justito, es más, lo es sin margen, está justo en la línea de la frontera. Esto en principio no es bueno ni malo. Es una producción muy barata, compuesta por fotografías familiares de la propia familia de García Ibarra, como él mismo dijo en su presentación, a la cual usa como personajes, también son videos caseros, y una voz en off que es él mismo. El realizador hizo en su presentación una desvelación del final del metraje (un spoiler), pero como era un metraje tan extraño no nos dimos cuenta hasta que no terminó. Se trata de la reconstrucción de una historia de falso documental sobre un hecho de extraterrestres que han dejado extrañas piedras ovoides que hacen ruido en una serie de lugares rurales de Andalucía. Todo comienza, por otra parte, con el caso de un niño que ha nacido con un tumor en la cabeza y que le ha sido extirpado, dicho tumor tendrá que ver con esas piedras. El metraje, de ciencia ficción no es, a la vez, de ciencia ficción, aunque suene paradójico. Así que tenemos un largometraje que casi es mediometraje, que es un falso documental de ciencia ficción que a la vez no lo es y que, lo mejor que tiene, es una comedia... ¡sin serlo! Así que toda la película en sí misma como en su concepto y presentación juega con la idea de las cosas que parecen ser y no son y a la vez, son. Hasta los personajes son personajes porque el discurso narrativo los transforma en personajes, pero que en realidad son personas e imágenes de la vida real sacadas de su contexto e historia reales, salvo en las partes que efectivamente interpretan ser quienes la historia dice que son. Tamaño planteamiento es un humor muy inteligente, que no todo el mundo entiende. Las texturas de la película además son las propias de las cámaras más deficitarias del mercado para envolver todo en ese ambiente no profesional del personaje que ejerce de narrador. Saca a la luz la España más supersticiosa, analfabeta, crédula y, también, la España negra. No sé si a drede o no, pero en algunas partes intuí algún guiño a La semilla del Diablo (Roman Polanski, 1968), y hacia el final del metraje hay una clara referencia a 2001: una odisea del espacio (Stanley Kubrik, 1968), dicho esto salvando mucho las distancias y con todo respeto. La referencia de Kubrik, en su cinta original, tenía todo un mundo metafísico detrás, en manos de García Ibarra es un despropósito que no sé si se ríe de los personajes de su metraje, de la ciencia ficción metafísica, o de los espectadores. Ahora bien, algunas partes de Uranes son más rápidas que otras, y eso cobra factura en un largometraje como este. Curiosa de ver, recomendable incluso en una sesión junto a Kárate a muerte en Torremolinos (Pedro Temboury, 2003).

Magical Girl (Carlos Vermut, 2014). La gran favorita y la gran esperada del festival por muchas personas abrió las sesiones del martes. Esta película ha sido la gran ganadora del Festival Internacional de Cine de San Sebastián. La verdad es que algo se me escapa para que haya podido participar, tendré que repasar las normas para presentar película en Pantalla Abierta a los Nuevos Realizadores, pues en principio es para las opera prima de los realizadores noveles en largometrajes. Yo no sé si hay algún tecnicismo u otra cosa que haya permitido que Magicarl Girl se haya podido presentar a concurso. Si bien Carlos Vermut ha hecho muchos cortometrajes, la realidad es que Magical Girl no es su primer largometraje, es su segundo largometraje, el primero fue la muy aclamada Diamond Flash (2011). Como sea, el Teatro Salón Cervantes se saturó de gente, se hubo de comenzar tarde y la tertulia con el director y uno de los actores se tuvo que realizar en el ambigú del teatro al final de la película, por causa de los retrasos que estaba provocando la gran afluencia de gente que había atraído. Las dos películas que la habían antecedido el día anterior tenían como parte de sus ejes argumentales implicar a niños, esta tercera, a la que yo también tenía ganas de ver, también cuenta con cosas de niños para su eje argumental. Como apunta el crítico de cine complutense Jesús Miguel Sáez, que estuvo también en la proyección, en su espacio en el diario El Norte de Castilla, se parte del aspecto siniestro del mundo de los niños para deformar vidas enteras de adultos. Hay dos niñas que logran esto, la niña que desea ser Magical Girl, y que por alusiones visuales en las escenas se trata del personaje Sailor Moon, y luego está una niña que se nos presenta con un truco de magia haciendo la vida imposible a un profesor de matemáticas y que de adulta tiene una serie de traumas, tanto ella como el profesor de matemáticas, con el que ha seguido en contacto en cierto modo. Entre estas dos niñas, una de ellas ya adulta, surgen adultos varones cuyas vidas van a dar giros entre lo cómico y lo dramático. La película no es una comedia, a pesar de que tiene escenas y partes de guión que usa del humor. Lo usa, pero lo usa inteligentemente para crear estados de confianza en el espectador ante innumerables e impactantes giros argumentales que refuerzan el dramatismo y la crudeza de lo que se nos va mostrando. También la música alegre está en ese juego. Y, lo que me parece el mayor de los aciertos, y vuelvo a coincidir con la crítica de Jesús Miguel Sáez, el guión ha dejado una serie de aspectos de los personajes en la oscuridad. Sabemos que existen, pero no sabemos qué existe realmente, así se construyen personajes no porque el guión nos guíe en todo, sino porque el guión nos deja caer que algo hay ahí que queda abierto a la imaginación del espectador para que él, con sus propias elucubraciones, construya lo que falta del personaje. En ese sentido es muy generoso con el espectador, que le deja imaginar y ser parte así de la creación de la película, lo que a la vez hace que haya tantas construcciones de personajes como espectadores, todos con una base, pero todos con sus propias conclusiones. Así por ejemplo, Bárbara, el personaje de Marina Andruix, sabemos que tiene una serie de traumas profundos, para mí, que por otra parte he conocido a alguna chica así, está bien reflejado su ser y me imagino por dónde vienen sus traumas y porqué se manifiestan como se manifiestan, sin embargo, para otra amiga que fue conmigo a ver la película junto a otro grupo de más gente, precisamente eso mismo hacía para ella que el personaje flojeara. Lo que para mí era un acierto fuerte, para ella era un fallo. Otro personaje, Damián, el profesor de matemáticas, quizá sea probablemente el mejor papel de la carrera cinematográfica de José Sacristán, y mirad que este hombre tiene carrera por detrás y títulos como El viaje a ninguna parte (Fernando Fernán Gómez, 1986), Madrid, 1987 (David Trueba, 2011), La colmena (Mario Camus, 1982) o La vaquilla (Luis García Berlanga, 1985). Por cierto, que intuyo en una de sus escenas un guiño a El padrino (Francis Ford Coppola, 1972). Otro guiño evidente es a Eye Wide Shut (Stanley Kubrik, 1999). También es inquietante en el largometraje otra cosa que se queda en la oscuridad, y es la facilidad con la que todo el mundo sepa todo de todos, al menos en cuanto a localizar a la gente o en cuanto a sus pasados, sin que nunca se digan entre ellos cómo unos saben tanto o saben determinada cosa de otros. Dos más dos son siempre cuatro, afirma el profesor de matemáticas, aunque en realidad, pese a que no lo cita la película, ya dejó claro Descartes de que esa verdad tampoco era real en sí misma. Queda también con generosidad abierto a la imaginación del espectador, y queda dentro de un halo muy siniestro y no muy lejano de la realidad fuera del cine. La lástima es no poder hacer aquí crítica de cine al estilo de la primera mitad del siglo XX, cuando hablar de cine era hablar integralmente de la película, y se escribía lo que hoy serían spoilers con la finalidad de hacer buenos análisis, se sobreentendía que el lector ya vio la película. Ahora escribir así podría estropear el metraje a quien no la haya visto, y aunque en otras ocasiones escribo así, esta vez no lo haré. Para mí esta película es una película claramente ganadora. Bien montada, bien guionizada, bien musicada, bien interpretada, buen trabajo en equipo.

La vida inesperada (Jorge Torregrossa, 2013). Esta era otra de las que mucha gente esperaba, era otra favorita. Así que, a pesar del atracón de público de la anterior, esta también tuvo mucho público, aunque menos que la cinta de Vermut. Empezó tarde, muy tarde, por lo que ya hemos comentado, y eso no es bueno para un público compuesto por algunas personas que al día siguiente debían levantarse para ir a trabajar. Eso ya, no es mi caso, predispone el humor del jurado del público en una postura no muy favorable, no por la película, sino por la organización. El guión de este largometraje es de la escritora Elvira Lindo, creadora también de Manolito Gafotas (Manuel Albaladejo, 1999). La productora de la película es Paramount, así que se notaba el dinero invertido, aunque utiliza actores sacados de series de televisión y del teatro, como por ejemplo Javier Cámara, que aquí hace una buena interpretación que por primera vez hace que Javier Cámara no haga de Javier Cámara. Se trata de una comedia romántica ambientada en New York. En cierto modo a mí me pareció algo en mitad del camino entre una comedia del estilo de las películas más recientes de Woody Allen, y una comedia romántica de la actriz Meg Ryan. ¿Resultado? El que es de esperar con semejante descripción que acabo de hacer: un metraje desigual con unas partes rápidas y divertidas que se combinan con otras partes extremadamente lentas, paradas y empalagosas de serio amor sentimental. Lo mejor que tiene la película es su fotografía llena de luces de colores y escenas newyorkinas, y la dirección artística, que ha sabido combinar fotografía, escenografía y luz natural que nos mete dentro de un New York no sé si real o el que conocemos a través de Woody Allen. Tampoco es una mala película, digo lo mismo que en otras, pero no debería haber sido tan desigual. La trama, en todo caso, es un español que vive en New York desde hace diez años intentando ser actor en Broadway. A su madre la tiene "engañada" con la idea de que es un triunfador, y por ello le envía a su primo, que quiere vivir en la ciudad una temporada antes de casarse. Ambos conocen a unas chicas que cambiarán sus vidas con todo tipo de enredos propios del género. De fondo se nos habla de que no siempre lo que hemos deseado ser tiene porqué ser lo mejor para nuestras vidas, que siguen su propio curso de los acontecimientos.

10.000 kilómetros (Carlos Marques-Marcet, 2014). Recupera hasta cierto punto la misma idea de montaje que Blog (Elena Trappé, 2010) de la que ya hablé en Alcine 41º, pues se presentó allí. Se trata de una película de bajo presupuesto montada a partir del rodaje de escenas interpretadas a través de video conferencias por Internet, correos electrónicos, llamadas de teléfono, etcétera. Empieza con una de las secuencias de sexo explícito mejor interpretadas en pantalla, de la cual aún darán otras dos muestras más a lo largo de la duración del metraje. Además, tanto ella, la actriz Natalia Tena, como él, el actor David Verdaguer, son dos símbolos sensuales y sexuales dignos de admirar. Se pueden recrear tanto espectadores masculinos como femeninos. Me recreo comentando esto, porque realmente es muy realista y esa es la clave de todo el metraje. Es una película muy realista con escenas costumbristas del siglo XXI, que es un siglo donde la vida de las personas del mundo occidental está muy ligado a las nuevas telecomunicaciones. Todo es interpretado con muchísima naturalidad, iluminado con luz natural, salvo donde no se puede, dentro fundamentalmente de las casas respectivas de cada personaje. Casas que sirven de escenario perfecto, que cuadran con casas normales y corrientes, salvo la de ella cuando lleva unos cinco o seis meses viviendo en Estados Unidos, pues aparecen unas sartenes colgadas de la pared impecables y brillantes, sin rayadura ninguna, como si nunca se hubieran usado, lo que es un pequeño e insignificante fallo de la dirección artística en combinación con la escenografía. Todo lo demás es impecable en esta película. Lo más impecable de todo: las interpretaciones. Dos personas llevan todo el peso de un largometraje de 98 minutos, y parecen personas realmente enamoradas con problemas reales de pareja. En ningún momento da sensación de sobreactuación o de que ocurra en pantalla alguna frase artificial, algún gesto fingido. La historia es la de una pareja que vive en Barcelona y que planean tener su primer hijo. Ya desde la primera escena, la del acto sexual, se nos descubre que hay una relación de desigualdad cuando él quiere eyacular al mismo tiempo que ella y ella se niega, pero para que él disfrute acabando aunque ella no acabe, a pesar de que él quería que ella también disfrutara de ese momento al mismo modo que él. Luego, en una escena que podríamos llamar de nuevo costumbrismo, con realismo, tenemos ese amanecer de la pareja que abre las ventanas, se ducha, hace el desayuno y van hablando de sus cosas, entre esas cosas descubrimos que ella, sin decírselo a él, había mandado una solicitud de empleo a Estados Unidos por email, y que precisamente recibe un email diciéndole que se lo han dado. Justo en ese momento debe decírselo. Hay una pequeña pelea entre ambos, ya que supone que ella se vaya a Estados Unidos y él se quede en España, rompiendo por un año la pareja e interrumpiendo sus planes de tener un hijo, que, como veremos desde ese momento y el resto de la película, es un deseo más de él que de ella. Hay un estudio psicológico muy bueno y sesudo en todo el guión, y en esta escena se ve claramente cuando él termina aceptando la ida de ella por un año mediante una utilización psicológica y cierto chantaje emocional que práctica ella con él, con recurso, por otra parte, a una aparente renuncia estratégica de algo que en realidad no quiere renunciar y no renuncia. El mero hecho de que ella solicitara ese empleo sin decírselo a sabiendas de que trataban de tener un hijo nos habla de que realmente en esa pareja ya había problemas sentimentales o de relación aunque pareciera que no. Es la concesión del trabajo lo que va a sacarlo todo a flote. Por lo común en una pareja hay uno de los dos que quiere más que el otro, se suele decir, y en este caso parece que es él más que ella. Pero, como todas las parejas, las relaciones no son cosa fácil, ni lo dicho es del todo así. Ella se va a Estados Unidos y él se queda en Barcelona. Su relación es a través del ordenador. La distancia de 10.000 km. es lo que combinado con el transcurso del tiempo deteriore la pareja. Ella, que en principio lo pasará mal entre la culpabilidad de haberse ido y el no conocer a nadie, terminará haciendo amigos, yendo de fiesta y olvidando cosas altamente importantes para ambos, pero más para él que para ella, como son los exámenes de oposiciones de él. Él comenzará aparentando normalidad y disfrutará delante de la pantalla mientras ella no está en sus mejores momentos. La echará de menos, pero cuando se olvida ella de hablarle de sus oposiciones, cuando él nunca se olvidó de nada de ella, comienza a aflorar la tristeza de la separación y el deseo de que él tenía el plan de tener un hijo. Pero al ver fotos de ella por las redes sociales estando de fiesta, comienza a tener celos infundados basados en falsedades, llega incluso a acostarse con otra persona y a tener una gran bronca. La relación está degenerada ya en el nivel de no dejar pasar nada. En el resto del metraje veremos que ella le quiere, pero sus intereses son diferentes a los de él. Vuelve a recurrir al chantaje emocional para que él abandone Barcelona y vaya a vivir para siempre con ella a Estados Unidos, así como también para que abandone la idea de tener un hijo a corto y medio plazo, pero no le funciona. Él se mantiene firme, la ruptura está servida. Sin embargo en el final hay un reencuentro con un final más bien triste, agridulce. Un metraje así dio por resultado algo evidente entre el público: las chicas la defendían a ella, los chicos a él. Independientemente a esto, no sé si esta película funcionaría entre un público que no sea joven, entre un público cuarentón para arriba, más que nada por la importancia de las telecomunicaciones actuales interfiriendo en las emociones humanas. Pero es, aunque raro, una película costumbrista del siglo XXI, no cuenta nada que no ocurra habitualmente en las relaciones sentimentales actuales. Tiene algunas partes un tanto lentas, pero precisamente para remarcar su realismo. Es una buena película, aunque, no sabría decir porque, para mí le falta algo, aunque no sé exactamente el qué. Me deja conforme, me ha motivado y emocionado en el sentido de creer lo que me contaban, pero... no sé, hay algo que no sé qué es que no termina de dejar decir es una gran película. Es una muy buena película, al menos las interpretaciones y el estudio psicológico del guión es muy bueno. Funciona la intromisión figurada en la intimidad de una pareja a través de sus telecomunicaciones, es lo que te hace sentir en medio de la historia. Si te gustan las películas de amor, esta es tu película.

El rayo (Francisco Araújo y Ernesto de Nova). Un largometraje cuyos creadores, al menos uno de ellos, ya participó el año pasado en Alcine con un cortometraje. Se trata de una historia a caballo entre el documental y el falso documental. Por un lado es documental porque cuenta y sigue la historia real de un marroquí que quiere regresar a su país con un tractor para trabajar sus tierras allí y vivir con su mujer y sus cuatro hijos. Pero por otro lado es un falso documental porque esa trayectoria está guionizada. Es también otra road movie, aunque suene raro. El título goza de un gran sentido del humor, pues ese es el nombre que le pone al tractor, con el cual atraviesa España desde La Mancha hasta Algeciras, inflingiendo las normas del código de conducir, que prohíbe llevar un tractor por carretera. Obviamente este vehículo circula a un máximo de unos 30 a 50 kilómetros por hora, de ahí la broma. Recoge y reinterpreta Una historia verdadera (David Lynch, 1999). A lo largo del viaje se encuentra con guardias civiles, animales salvajes, documentalistas, agricultores, ganaderos, empresarios del campo, mecánicos, etcétera. Retrata todos los problemas de la inmigración marroquí en España sin caer en dramatismos, pero sin edulcorar. Le ocurren por el camino una serie de percances que son los que van acercándole a las diferentes percepciones de los españoles frente a un marroquí. Dura 86 minutos y son muy entretenidos, se te hacen cortos. Alcine tiene una larga tradición de acoger largometrajes documentales, quizá el más famoso ha sido Balseros (Carles Bosch y Josep María Domènech, 2002). De hecho no es infrecuente, todo lo contrario, que sea un documental el que gane entre el jurado del público en Pantalla Abierta. De hecho todas las personas que estuvieron con las que yo conversé después, salvo una, decían que le había dejado muy buen sabor de boca y que era un documental que sin dejar de tocar temas dramáticos los sabía presentar de un modo que te hacía comprenderlos a la perfección. De hecho el final es un final feliz. Yo mismo le di la misma puntuación que le di a Magical Girl, la máxima. Así que creo que la ganadora, siendo probablemente Magical Girl, va a estar muy difícil entre esa, entre 10.000 kilómetros y entre esta.

Saludos y que la cerveza os acompañe. Esta noche sabremos los ganadores, ya os los pondré en comentarios de esta entrada, pero recordad que podéis verlos en la propia web de Alcine. Y que aún con todo, todavía os quiero hablar en otra entrada del final definitivo del festival.