sábado, diciembre 20, 2014

NOTICIA 1421ª DESDE EL BAR: LAS COSAS DE LILITH

Nunca me han esperado así ni se ha aplicado nadie tanto en los detalles para mí, puede ser un factor de porqué me ha gustado esta fotografía de una muñeca. Bueno, otro detalle sería que es pelirroja, auque tiene una especie de indiferencia extraña si fuera humana, esa indiferencia me recuerda a alguna escena de película. Quizá de Nicole Kidman cuando era joven. Descubrí a esta joven en ropa interior negra de encaje sensual entre otras cosas y seres hace poco en la página de una artista llamada Aurora Lilith. Es una artista que se dedica a hacer muñecas y muñecos a mano, aparte de dibujos. El blog en donde se puede ver su obra se llama Lilithcosa. La serie completa de esta pelirroja es digna de una revista erótica con clase si ella fuera real, o quizá de una entrevista sobre lencería. Hay algo en esta serie que me llama mucho la atención. Quizá sea lo no vivido. Todos los detalles de este personaje estan muy cuidadosamente cuidados, valga la redundancia. Casi parecerían instantáneas de la vida real.

Lilith nos muestra el proceso de creación también con un video artístico.



Hay gente haciendo cosas sorprendentes por ahi y todavía nadie les ha dado toda la voz que merecerían.

Saludos y que la cerveza os acompañe.

martes, diciembre 16, 2014

NOTICIA 1420ª DESDE EL BAR: CORREOS, AÚN

Soy una persona que aún escribe cartas por correo ordinaro. Vamos quedando pocos, y quizá por eso casi nadie se ha dado cuenta que sólo en este año 2014 ha subido el precio de los sellos tanto de envíos nacionales como internacionales hasta en cuatro ocasiones. Acabo de bajar a comprar sellos para Estados Unidos. Su último precio estaba en 0'90 céntimos, pero ahora están en 0'92 céntimos. Esta subida ha sido suave, las ha habido más brutales porcentualmente hablando, pero lo curioso es que siempre terminan en estos picos no redondeados mientras a la par no suelen fabricar o traer casi sellos de un céntimo, así que uno termina comprando otro sello aparte del de 0'90 (u otra cantidad si es para otro lado), y misteriosamente no suelen tener tampoco uno de 0'05 céntimos, así que compras uno con valor nacional y terminas pagando 1'28 euros, 0'36 céntimos más de los que deberías pagar, lo que es un poco más de un cuarto del valor del sello que realmente necesitas. Tengo acostumbrada a mi estanquera a mirar la lista de precios cada vez que bajo. Por contra, cuando me escriben contestando mis cartas descubro que las cartas de Estados Unidos a España son más baratas que de España a Estados Unidos, igual pasa con las cartas de Francia a España, con las de Alemania a España, con las de Irlanda a España, con las de Italia a España y con las de Reino Unido a España. Todos esos lugares son sitios donde viven amigos y amigas antiguos que se fueron allí hace tiempo buscando trabajo con los que construir sus proyectos de vida. Al precio de sus sellos más baratos que los nuestros se le une que sus sueldos son más altos que los nuestros. Así que proporcionalmente sus sellos, cuyo servicio postal es público igual que el nuestro, son inmensamente más baratos que los que vende España. ¿Qué poderosas razones tiene España para subir en un mínimo de cuatro veces el precio de sus sellos a sabiendas además que nuestros sueldos bajan, al menos aquellos que tienen sueldos? ¿Nuestro combustible es más caro? ¿Nuestros carteros, más selectos? 

Los mensajes de esos sellos son variados y diferentes según sea a Europa o a América, y muestran una España alegre y variada preocupada por la cultura o el agua, la cara del rey Juan Carlos I queda para los sellos nacionales habitualmente, la de Felipe VI aún ni se ha asomado. Este fin de semana Correos lanzó una campaña de servicios muy modernos para estas navidades en los periódicos de tirada nacional. Y hoy publican que han llegado a un acuerdo con Amazon para trabajar conjuntamente en los recibos de paquetes. Sin embargo, los sellos al exterior de España son más caros que del exterior a España, y los sellos dentro de España también se han encarecido. Afuera hay muchos españoles recibiendo esos sellos españoles y comprando ellos en contestación los sellos de su país de acogida. Y estas son las Navidades, frío, mucho frío.

Cada vez que escribo a mis amistades lo hago con un cálido cariño, y con un frío dolor del cada vez más, pues esto es España. "I love Spain", reza un sello que se ha vendido desde primavera para el extranjero, y "Spain is different", reza otro recordando un eslogan que puso de moda la dictadura con Fraga Iribarne de Ministro de Información y Turismo, y tanto que es "different", parece ser.

sábado, diciembre 13, 2014

NOTICIA 1419ª DESDE EL BAR: EN EL CANAL DE LA MANCHA

Por el cien aniversario del comienzo de la Primera Guerra Mundial, aún otro relato más de los que ya os escribí este año:


EN EL CANAL DE LA MANCHA

El frío era grande, tanto como las ondulaciones grisáceas del mar, que cada vez eran más grandes. Cada una de ellas nacía poco a poco del profundo hueco de un valle de agua que duraba poco tiempo. Se despertaba y lo inflaba como si fuera un corazón latiendo, o un pecho respirando cada vez más profundo, o tal vez una sábana tendida al viento que iba pasando sus movimientos de uno a otro lado. El cielo estaba blanco, gris quizá, estaba, cuando menos, confundiéndose con el mar. Iba a haber tormenta con certeza. El mar Cantábrico lo habrían dejado atrás hacia unas horas, o quizá aún estaba despidiéndose en la boca del Canal de la Mancha. Aquel era un lugar de aguas enfadadizas. Hacía siglos aquel sitio, en unas circunstancias parecidas, se había tragado de golpe una escuadra de barcos españoles. Con sus velas rasgadas y sus mástiles derribados jamás pudieron desembarcar en Inglaterra.

Sobre el pabellón del barco ondeaba la bandera holandesa. Sus colores eran los mismos que los de Francia. Flameaba muy agitadamente haciendo un ruido como de recordatorio. Algunos marinos estaban terminando de preparar las cosas en la cubierta por si la tormenta terminaba por estallar. Pero un par de hombres embutidos en sus gabardinas gruesas y bajo sus sombreros umbríos miraban al mar desde la borda de proa. Miraban pensativos el subir y bajar del mar que mecía el barco. Un viejo barco pesquero comprado a unos gallegos de El Ferrol. Habían sido un par de años en tierra, lejos de aquello.

-La barba le sienta bien –le dijo el que tenía la suya sin afeitar desde hacía días.
-Nació sola.
-Quizá debiéramos resguardarnos, capitán.
-¿No lo estamos haciendo ya, teniente? –el capitán miraba a lo lejos, hacia un horizonte inalcanzable.
-Me refiero a que deberíamos ir al interior.

Un par de peces tuvieron el valor de dar un salto por encima del agua a pesar de intuir el temporal. Los ojos del teniente los siguieron mientras estuvieron jugando en la superficie.

-Se sumergen –dijo el teniente.

El capitán asintió sin fijarse en los peces que se perdían en las profundidades. Su mente imaginaba el viaje de esos peces. Por debajo de las aguas, frías, cada vez más frías y oscuras. Aguas con su poderosa fuerza que hacía zozobrar a los que nadaban, incluso a los hombres buceando y a los barcos. Viajar por su interior era como estar a merced del interior de un ser con vida propia. Incluso la estructura más formidable y fuerte apenas era una hoja, una ramita, en la corriente de aquel ser. Porque el mar, aunque muchos no lo supieran, tenía corrientes internas, fuertes y poderosas, como ríos a veces torrenciales que eran capaces de cambiar el rumbo del mejor de los nadadores. Esos peces lo sabían y vivían en ese medio con sus propios músculos, que eran aún de mayor admiración, siempre en constante ejercicio para lograr sumergirse y desenvolverse entre los demás peces. La gente creía que los peces bebían, pero no, no lo hacían. Los peces compensaban a través de sus escamas todas sus necesidades de temperatura y de agua. Su cuerpo era una digna construcción que no podía hacer agua ni tener vías ni grietas. Eran cuerpos hechos para el mar, a veces hechos para la rapidez y el giro inesperado, a veces hechos para la caza, para el ataque, para su defensa. Los ojos del capitán no estaban en la pérdida de la visión de aquellos peces en el mar que subía y bajaba.

-El U-39 era un buen barco sumergible, capitán.

El capitán asintió recordando la avería de sus baterías.

-Londres fue bombardeado con las aeronaves hinchables –dijo el teniente acompañando con su visión la trayectoria de la visión del capitán.
-Cállese.

España había sido un buen lugar para estar internados. Hubo quien se casó allí. Pero había que volver, aunque fuera desobedeciendo los acuerdos internacionales. El sol, los toros… no había sido un presidio. Quien pudo incluso vivió en una habitación en una casa por su cuenta. Él lo había hecho. Los toros, aquellos hombres de trajes dorados saliendo a enfrentarse a aquellos animales de una tonelada de peso. El mero roce de sus astas podía ser una herida letal, un desgarramiento sutil que desangrara una arteria, un dolor como un trozo de metal ardiendo que hubiera saltado a tu carne y la quemara y desgarrara. Los toreros salían frente a los toros con un simple capote encarnado de un rojo pasional y hacían que los toros arremetiesen contra ellos. Ellos los esquivaban engañándoles, con unos giros oportunos. Unos giros oportunos, rápidos, fáciles para huir en mitad del peligro, pero los toros, como un torpedo negro atravesando el abiso entre ambos, podían ser peligrosos.

-Teniente. ¿Ve mi abrigo?
-Sí, capitán.
-Bien, yo también veo el suyo. No tiene insignias. Es el abrigo de un pescador más. Uno muy usado, así que este abrigo ha visto muchas tormentas en el mar y ha tenido muchos viajes pescando peces, engañándoles para que caigan en sus redes. No me llame capitán.
-Como mande...
-Otto, llámeme Otto, es mi nombre. Usted tampoco será ya mi teniente, ¿entiende Lowie?
-Sí.
-Dígame, ¿existe alguna Marieke o algo así esperándole?
-Sí, cap… Otto –contestó Lowie mirando un poco más hacia su capitán, que no paraba de mirar el mar.
-Bien. Serán ustedes muy felices.
-Hace años que no la veo. La última carta que me llegó de ella la recibí en Pamplona. Si me lo permite, y usted, ¿le espera alguien?

El capitán pensó un poco su respuesta mientras el barco subía y bajaba. Algunas gotas de agua llegaban hasta sus caras, pero no eran del cielo, que pronto rompería a llover, sino del viento que lo levantaba de aquellas ondulaciones. Su sabor salado chocaba en las comisuras de sus labios.

-Sí –dijo el capitán-, creo que me espera alguien en tierra.
-Es una suerte poder regresar.
-Si regresamos, Lowie. Hemos hundido muchos barcos por la patria. Seremos héroes y nos habremos ganado nuestro descanso sólo si pisamos tierra. Con estas ropas, si ahora nos pararan seríamos espías y nos condenarían a muerte sin ningún honor. Recuerde que además hemos abandonado España sin permiso ni siquiera de nuestros superiores.
-Pero ellos querrían que…
-Calle. Usted sólo ha visto el mar. Es joven, amigo Lowie, aún tiene que ver el mundo.
-Capitán… -Lowie había visto algo más que mundo, a pesar del viento que ondulaba el agua cada vez en montes más altos que se desplomaban en valles huecos, vio acercarse dos barcos cañoneros con pabellones británicos.

El capitán miró a los ingleses. Mandó al teniente al castillo de mando para dar las órdenes pertinentes a sus compañeros. Él se quedó allí, agarrado a la barandilla de la proa, observando. El teniente Lowie avanzó rápido hacia el castillo resbalando apenas un par de veces por la cubierta, sujetándose el sombrero. El viento soplaba fuerte ahora y elevaba gotas de agua hasta donde el mar no hubiera imaginado si no fuera por los muchos siglos que llevaba viéndolo ocurrir.

-Teniente –dijo un marinero que estaba sentado frente a la radio de comunicaciones dentro del castillo de mando-, dos barcos de la Marina Británica se aproximan. Dicen que pasarán la tormenta junto a nosotros y luego nos escoltarán hasta puerto franco. Quieren conocer a la tripulación y nuestra mercancía.
-Respóndale que somos un barco de pesca holandés.
-Ya lo hice, mi teniente, pero dicen que lo harán de todos modos.

El teniente salió del puente de mando y corrió a los camarotes. Allí estaba la bandera del Káiser, la bandera imperial alemana que habían jurado defender. Plegada dentro de un pequeño cofre. Tomó el cofre y varios papeles y fue corriendo con ellos a la proa, donde, imperturbable, el capitán agarrado a la barandilla observaba acercarse a los barcos ingleses.

-Capitán, los ingleses pretenden inspeccionarnos. He traído el diario de a bordo del…
-Está bien, está bien, Lowie –le interrumpió con una sonrisa amarga-. Vaya a estribor y húndalo todo en el agua. No le verán.
-Señor…
-Vaya. Y luego vuelva al castillo de mando.

 El teniente Lowie, azotado por el viento, golpeó sus talones poniéndose firme, asintiendo con la cabeza. Andando como un pato en un barco que apostaba por derribarlo y lanzarle a las profundidades de las aguas donde, en un pasado reciente, él navegó, llegó hasta estribor. Con todos los honores y toda la brevedad de tan peligrosos momentos, el teniente Lowie hizo un paquete con todo ello usando un trozo de cabo que cortó con un cuchillo y lo lanzó al mar. El peso del cofrecillo era suficiente. Se quedó allí observando como se perdía en las fauces del agua oscura, en las fauces inmensas que todo lo tragaban hacia el olvido y la noche, entre los peces y las algas. Hizo un saludo militar a la bandera que se perdía para siempre metida dentro de aquel cofre de madera, aquella bandera por la que algunos compañeros habían sido sumergidos en la tierra en otros cofres. Lowie lanzó su gorra al agua y en zancadas que tratan de asirse a suelo llegó a la escalera que le llevaba al puente de mando.

-Teniente… -le llamó el radio operador.
-No me llame teniente. Dígales a toda la tripulación que todos nos llamemos por nuestros nombres, somos pescadores holandeses.
-A sus órdenes, teniente.

Lowie miró por la cristalera. El capitán aún seguía agarrado a la barandilla de proa. Parecía increíble, sobrenatural, su resistencia. Le azotaba las ropas el viento, hasta se voló su gorra, pero él seguía allí inmutable, mirando el mar. Debía volver ya al castillo de mando antes de que el regreso se hiciera altamente peligroso y un golpe de mar se lo llevase a las profundidades con aquel cofre. El capitán les volvió la espalda. Lowie se asomó por la puerta y le llamó. El capitán le hizo un gesto con la mano.

-Teniente… -le volvió a llamar el radio operador, atento a las transmisiones.
-Ese hombre…
-Teniente…

El capitán se inclinó sobre la barandilla. Sacó un revólver de su bolsillo derecho y disparó contra sus sienes. El cuerpo cayó al agua con rapidez. Todo había sido rápido. El barco subía y bajaba a merced del mar. Comenzaban a caer las primeras gotas de tormenta. Los ingleses estaban a medio camino de ellos. El teniente Lowie estaba pétreo en el castillo.

-Teniente, nos dicen que ha terminado la guerra.


Por Daniel L.-Serrano “Canichu”
Alcalá de Henares, 13 de diciembre de 2014. Publicado en Noticias de un Espía en el Bar, con motivo del 100 aniversario del comienzo de la Primera Guerra Mundial (1914-1918).

miércoles, diciembre 10, 2014

NOTICIA 1418ª DESDE EL BAR: UNA FOTO DE PARÍS, PÁGUEME

Es curiosa la fina hoja de afeitar la cara de los derechos de autor en este país llamado España. Fue ayer exactamente cuando la Real Academia de la Lengua (RAE) dio pie al acto de presentación de un encargo que le hicieron a Arturo Pérez Reverte para aligerar Las aventuras del Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha, escrito entre 1605 y 1615 por Miguel de Cervantes, ya sabéis, ese militar alcalaíno reconvertido a cobrador de impuestos que cometió prevaricación. Por el paso de las décadas y por ser ya parte de la Cultura Universal, está libre de derechos de autor, no así lo mismo se podría decir de los derechos de edición, que son dos cosas bien distintas. La cuestión es que Reverte decidió "aligerar" el texto quitándole todas aquellas partes que no fueran parte de la trama central, y actualizando el lenguaje, para que lo pudieran leer los escolares de 15 años. Dudo que se tenga que leer obligatoriamente El Quijote a los 15 años exactos de edad, pues dudo que eso sirva para algo si además se hace por obligación escolar como si fuera un trabajo. Lo suyo sería animar a la lectura, con lo que sea, y leerse esta novela, si se quiere leer, cuando a uno le toque la llamada de leerla, si le toca. Si no le gusta a uno un autor, bien está en dejarlo, pero mal está mutilarlo. La RAE y Reverte, haciendo caso omiso a un autor muerto hace cuatrocientos años, y sin considerar sus propias normativas internas de que a los autores originales hay que respetarles aunque estén muertos, quitaron y quitaron pasajes con la excusa de creer estar haciendo un bien para que los jóvenes lean la novela entera. ¡Qué paradoja! Para que leas una novela "entera", le quito buena parte de la misma que nunca leerás, pues no la encontrarás. Adiós al pasaje de Marcela, por poner un ejemplo. Y es precisamente esos pasajes, a los que Reverte ha llamado digresiones de Cervantes, los que hicieron que Cervantes innovara en Literatura dando pie al inicio de la novela moderna, la que hoy día conocemos y leemos. Curiosamente Reverte, cuyos libros a menudo encuentran lectores que los abandonan porque les disgusta su prosa, no ha hecho lo mismo con su propia literatura.

Cervantes no se puede defender, pero lo hizo en su día cuando Avellaneda sacó un Quijote apócrifo sin su permiso, se defendió escribiendo la segunda parte, que es más sesuda. Creo que hubiera hecho lo mismo con Reverte y la RAE. No sé, hay gente que no comprende y no le gusta el abstracto en el Arte pictórico, ¿debemos deshacernos de esos cuadros para que la gente vaya al Reina Sofía? Hay quien no soporta escuchar entera una ópera, ¿reescribimos a Wagner o a Verdi, y les ponemos sonidos de guitarras eléctricas y tonalidades vocales populares del siglo XXI? Ya en el siglo XVI-XVII se le pusieron velos a las pinturas de Miguel Ángel en el Vaticano porque disgustaban sus desnudos. Sin embargo, la edición de Reverte y la RAE, de la que no dudo que les dará muchos beneficios por vía de la obligación escolar de leerlo, sólo está destinada en principio a un público juvenil. Así contribuyen un poco más a simplificar sus mentes en este mundo donde se premia el texto corto de 160 caracteres y ninguna reflexión, o bien las noticias de poco menos de dos o tres párrafos. Cosa de la que además los nuevos editores no son ajenos, pues no pocos recomiendan a sus autores destrozar sus textos para darles una brevedad y una simpleza idiomática sorprendentes, sólo con el fin de vender más libros, a lo que ellos llaman: llegar a más lectores. Y si no, no publicas, o al menos no con ellos. La tarea del editor ha pasado, de este modo en los últimos años, de animar a sus autores a transformarse en algo a medio camino entre su censor y su autocorrector de estilo, que no es el estilo del autor, sino el estilo de vender libros.

Pero claro, insisto, los derechos de autor y los derechos de edición son cosas diferentes, y el segundo es más importante y grave que el primero. El autor realmente es el que menos dinero ve de su obra, habitualmente, pero resulta que sus derechos no sólo son económicos, también son de control sobre qué se hace con su obra. Todos sus derechos los pierde con una rapidez tremenda, en un periquete. Si logra no ceder sus derechos de autor cobrará los derechos de la venta de una primera edición y podrá ceder la publicación de su obra a otras editoriales dependiendo del lapso de tiempo acordado en el primer contrato que haya firmado. Pero todo el dinero que genere después su obra publicada con un editor o editorial se lo queda la editorial, y si esta además tiene los derechos de edición, podrá reeditar cuantas veces quiera la obra y del modo que quiera. De todo ello ni verá un céntimo el autor, ni podrá hacer nada si la edición es pésima o si no le gusta o si cuenta con un prologuista confeso enemigo personal de él. Los derechos de autor en esta España a quien menos protege es a los autores.

Me sorprende también la fina hoja de afeitar la cara de los derechos de autor en este país cuando se trata de querer cobrar derechos de autor por documentos de archivo. Yo vengo profesionalmente de la Historia y de los Archivos. Soy contrario a que las fotocopias y escaneados de documentos de hace cincuenta, cien, doscientos, trescientos o los años que sean se cobren con recargo por derechos de autor. ¿Qué derecho de autor? Los autores están muertos desde hace mucho tiempo. Tanto funcionarios como personas particulares que fueran los que los crearon y rellenaron. Y los documentos más o menos recientes, partidas de nacimiento, declaraciones de la renta u otros, de personas vivas que los reclaman para el trámite que sea, no debieran pagar ese recargo, máxime cuando son ellos o sus familiares los que rellenaron esos papeles o esos papeles dan datos de sus vidas. Más retorcido es cuando hay documentos sobre el fusilamiento que hizo Franco de una persona, o su encarcelación, o su depuración, o lo que sea, y la familia tiene que pagar también derechos de autor para saber qué hizo el Estado con su ser querido. En todos los archivos por los que he pasado laboralmente, cinco, se me ha contestado lo mismo y siempre sin que se me contestara con convicción, menos cuando les he puesto "peros", en tal caso se me ha dicho "las cosas son así". Lo que se me ha contestado es que los derechos de autor que se cobran en archivos no viene por lo que dice el documento en sí, sino por su conservación y por su fotocopiado o escaneado, y que les avala la SGAE, una sociedad cuyo crédito social está muy en entredicho, y CEDRO, otra que comienza a seguir los pasos de SGAE. ¿Por la conservación? Entonces, ¿puedo registrar mi ropa, por la conservación y uso que hago de ella, y cobrar derechos de autor a quien se atreva a fotografiarla? ¿Ese derecho de autor por su conservación es mayor que el de los autores que la crearon? Por otro lado, ¿derechos de autor por una fotocopia o por un escaneado? De acuerdo, alguien lo habrá hecho, pero entonces ¿podría algún descendiente de alguno de los expedientes reclamar sus derechos de autor por haber sacado una copia de su documento?, o ¿qué derecho de autor es más importante? Sinceramente, parece más una excusa para tener un poco más de ingresos, pues, si tiramos más fuerte de la conversación, todos siempre me responden otra vez lo mismo: gracias a ese dinero se puede completar la partida económica de la que andan tan escasos los archivos para poder proseguir su trabajo.

Los derechos de autor por ley en España lo que dicen es que una persona es autor de algo por el mero hecho de crearlo. Nadie le puede arrebatar ese derecho. Ahora bien, en caso de conflicto debe demostrar que tal cosa es suya. Para eso la ley recomienda una serie de registros, siendo el único con validez absoluta el registro de propiedad intelectual del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. Luego señalan otras entidades privadas, como SGAE, CEDRO y otras, los notarios, y otras opciones menos formales y más endebles legalmente. A partir de esta base, todo lo demás que se está generando en los últimos años me parece un esperpento, aún a sabiendas de que de este mundillo viven incluso muchos miles de trabajadores que se dedican a fabricar discos, periódicos, libros, ropa, softwares, o lo que sea. Y aún así, el autor sigue siendo el que menos beneficio vea de su obra, si bien a veces es incluso ninguneado aprovechando numerosos agujeros en la ley. Quede claro además que ser autor y tener derechos de autor registrados no indica que se quiera cobrar por la propia obra, a veces los registros se hacen sólo para que nadie te robe la idea y pretenda hacer con ella lo que tú mismo no haces: enriquecerse, o bien para que nadie pueda alterarla, por ejemplo, El diario de Ana Frank está registrado y gracias a ello nadie lo altera para hacer de él un alegato profascista, por ejemplo, o un libro de humor.

Uno de los casos más escandalosos de las arbitrariedades de los derechos de autor ocurrió el pasado día 12 de noviembre. A una persona que estuvo en París, una de tantas, le gustó la iluminación nocturna de la Torre Eiffel, así que sacó una fotografía. Hasta ahí todo normal. También fue normal que estuviera tan contento que, siguiendo el signo de los tiempos actuales, quiso compartir la belleza que él percibio, o su pericia como autor de la fotografía, y lo puso en una red social, ignoro si Facebook, Twitter u otra. En poco tiempo recibió una multa del gobierno de París reclamándole derechos de autor. ¿Por qué, si la foto era de esa persona? Pues porque el ayuntamiento de París había registrado como derechos de autor la iluminación nocturna de la Torre Eiffel. O sea, también se puede registrar la iluminación pública de un lugar Patrimonio de la Humanidad, la cual se paga con el dinero de los franceses en general. ¿Y quien es el autor? Porque el dinero lo reclama el ayuntamiento, que es quien hizo el registro, pero la iluminación la habrán hecho técnicos y operarios y la habrá ideado alguien. Aparte de que esta persona no ganaba económicamente nada compartiendo esa fotografía con sus amigos y familiares, es más, probablemente es un acto publicitario involuntario pero real de París. En ese sentido, ¿no debería estar París más bien agradecida por la gran cantidad de publicidad gratuita que se lleva con estos actos y que con seguridad repercurtirá en sus arcas con montones de personas que decidirán querer ir a París y vayan? ¡Ah, pero el dinero es dinero y se quiere más! La noticia la contó en España Telecinco. Allí podréis leer también como la Unión Europea elaboró en el año 2001 una normativa por la cual los turistas y ciudadanos pudieran compartir estas imágenes, o comentarios, sin problema en los países europeos que adoptaran esa normativa, pero hay algunos países, como Francia, que no lo han hecho.

En España no somos diferentes en estas polémicas. Todos recordamos como la SGAE fue capaz de introducir a alguien en secreto en una boda y cobrarles derechos de autor a los novios por la música que había sonado durante el baile. Pero no hace mucho, el 6 de noviembre, el Diario de León nos informaba de un suceso similar al de París. La Hermandad de la Macarena de Sevilla había registrado los derechos de propiedad intelectual sobre la imagen de la Virgen de la Macarena que ellos conservan y sacan en procesión. La idea de ellos es cobrar y denunciar a quien use la imagen con ánimo de lucro, o bien de una forma que ellos consideren irrespetuosa. Quedando en algo subjetivo ese concepto. ¿Es tolerable que se puedan sacar derechos de autor de una escultura en madera del siglo XVII, XVIII, XIX o el que le toque? ¿Prevalece más el derecho de esta Hermandad que el paso del tiempo que hacen de esa obra artística patrimonio de todos los españoles, tal como la Ley de Patrimonio Cultural de 1985 dictamina? Ellos alegan que al menos el nombre de la Virgen se lo pusieron ellos. ¿Y? Es más, teniendo en cuenta que buena parte de las esculturas que se sacan en procesión en España son de los siglos XV a XIX, siendo la mayor parte del siglo XVII, y teniendo en cuenta de los riesgos por lluvia, viento, caídas, exposición al sol, movimiento, zarandeos, y demás, ¿no debiera el Estado tomar medidas para protegerlas en cuanto son patrimonio cultural de todos los españoles, pagado su mantenimiento y restauraciones con dinero público en buena parte? Aquí aparecerá la lucha entre lo que es patrimonio artístico y los que considerarán que es objeto de culto religioso.

Esta semana pasada se ha aprobado una nueva Ley de Propiedad Intelectual en España que pone sus puntos de mira en Internet y en la protección de contenidos principalmente audiovisuales. Ya en 2012 se había suspendido la página de intercambio de archivos Megaupload. La cerró el FBI con la ley norteamericana SOAP. Lo cierto es que en esa página, que no sólo había películas y canciones pirateadas, también había usuarios que guardaban allí las fotos de, por ejemplo, su boda. Yo conozco a al menos un par de personas en este caso. Perdieron sus fotos para siempre y jamás han sido indemnizados. Si bien Megaupload estaba haciendo algo ilegal en cuanto a películas y canciones, ¿por qué los derechos de autor no han actuado para indemnizar a aquellas personas que estaban haciendo un uso correcto de aquellos archivos? Ese mismo año, y ya que el FBI les mencionó, la página española Series Yonkis decidieron cerrar. Sus creadores, David Martínez y Jordi Tamargo, decidieron cerrar antes de que una ley española les pusiera en la cárcel como había ocurrido en Estados Unidos con el propietario de Megaupload. Y esa ley se ha aprobado ya, como he dicho, la semana pasada. Y ya tiene páginas cerradas, como Series y Películas Pepito y alguna otra. En estos casos sí se produce piratería. Sin embargo, un mero repaso a las películas que ofrecían nos hace comprender claramente que en ellas existe una extraña protección a series y películas de producción españolas más o menos recientes, especialmente si están en el cine. Hasta la fecha han estado campando a sus anchas con producciones de otros paises, especialmente norteamericanas. Eso por no hablar de que algunas películas aparecían con logos propios de ser copias internas de productoras, académicos del cine y periodistas que debían escribir reseñas antes del estreno público, o a veces incluso aparecían antes del estreno. Quizá debieran mirar un poco en la respuesta de los porqué casi no aparecen producciones españolas si están en taquilla en ese momento o a punto de salir a la venta su DVD, a diferencia de las producciones de otros países, y en el porqué aparecen determinados logos a veces. Porque quizá los legisladores encontrarían muchas respuesas de parte de algunas personas que, curiosamente, han hecho mucha presión política para que se aprobara la nueva ley. ¿Acaso el legislador ignora que un distribuidor cinematográfico cobra dinero por la visualización de una película tanto si se ha visto de modo legal como si se ha hecho de modo ilegal? Y este no es un dato inventado, es una sospecha fundada en el testimonio de un distribuidor. Los productores y distribuidores trabajan con una serie de publicistas cuya publicidad está inmersa dentro de los metrajes, y para ellos la visualización de esos mensajes se hace igualmente por uno u otro medio, por lo que contabiliza a la hora de hacer sus propias cuentas.

Bueno, dejo de reflexionar sobre esto por hoy. Un saludo y que la cerveza os acompañe.

lunes, diciembre 08, 2014

NOTICIA 1417ª DESDE EL BAR: RICARDO ZARZA "EL LARGO"

Tengo que reconocer que al final casi se me escapa hablar de Ricardo Zarza "El Largo".  Se trata de un artista local de aquí, de Alcalá de Henares, que tiene una exposición de cuadros expuesta casi un mes o un mes y medio en el bar La Chata, en la calle Cardenal Cisneros. No sé si no estaré escribiendo esto la semana que la están quitando o si ya la habrán quitado. Lo que pasa es que me escribí sobre otros temas, luego estuve ocupado con el XIV Encuentro de Historiadores del Valle del Henares y después me dediqué a leer sobre unos temas nuevos para colaborar con una amiga en otra investigación y... se me fue de la cabeza hasta hoy. No hay excusa. En todo caso merece la pena ver la exposición, y si ya no estuviera intentar ver otra de este hombre en cuanto exponga de nuevo.





Se trata de una serie cuyo soporte principal para presentarnos la obra es el cartón, pero no el cartón especial para pinturas, sino el cartón normal para las cajas de transporte de productos, el cartón de interior ondulado. Gracias al dibujo sobre él y al raspado y vaciado de las zonas que le interesan a Ricardo Zarza para meterles pintura, nos lanza una serie de mensajes visuales con una cierta delicadeza que transmite el resultado final. Podríamos decir que es una obra dentro de la corriente genérica llamada "concepto espacial", la cual mezcla el arte pop con una idea de lograr alcanzar las tres dimensiones dentro del cuadro y de la experiencia de quien lo vea.


La corriente del conceptualismo espacial tiene a uno de sus representantes más conocidos en Lucio Fontana, cuya obra se puede apreciar en el Museo de Arte Reina Sofía. Es una corriente nacida en la década de los años 1960. También se alimentaba del surrealismo más abstracto. Claro que, al haber optado por las ondulaciones del cartón para crear las figuras, el punto de vista del espectador puede variar, pues según desde donde se mire la luz, la sombra o el color puede variar, de ahí se podría interpretar que se aproxima un poco, aunque sea accidentalmente, al cinetismo, también de la década de 1960 y que actualmente junto al hiperrealismo está ganando adeptos entre los aficionados al Arte. Como sea, personalmente me atrevería a decir que la exposición de Ricardo Zarza "El Largo" se aproxima más a ese concepto espacial desde la reminiscencia del Arte Pop.


El Arte Pop, propio de la década de 1950, pero que se desarrolló en los 1960 (en España llegó a finales de esa década pero se hizo mayoritario en la de 1980), se traduce en Zarza en el uso tanto del material del cartón empleado, como en la elección de los colores muy vivos que retratan las figuras, o que mejor dicho, rellenan, pues las figuras se nos muestran con el arrancado de la superficie lisa del cartón. Todas las figuras son personajes femeninos que nos recuerdan a fotografías antiguas entre los años 1930 y 1960. En todas existe una cierta melancolía en sus rostros y miradas. 



Existe una pieza en corcho de embalar o proteger materiales dentro de las cajas de cartón, en la que el vaciado no se ha hecho sobre la figura, sino sobre el exterior de la figura, dejando el liso del cartón para una mujer dándonos la espalda mienras se va, dibujada en tinta negra. Todo el conjunto de la obra requiere una reflexión tanto individual por cuadro como grupal de todos ellos. Ricardo Zarza ha sabido tener una visión artística sobre esta serie y ha sabido trabajar un material tan endeble y proclive a sufrir deterioros. ¿Es acaso quizá la fragilidad de esos soportes otro mensaje de la obra? Probablemente sí, en el Arte, en el buen Arte, poco se deja al azar. 

Saludos y que la cerveza os acompañe.

sábado, diciembre 06, 2014

NOTICIA 1416ª DESDE EL BAR: PUENTEANDO LA CONSTITUCIÓN

"Artículo 33:
3.- Nadie podrá ser privado de sus bienes y derechos si no por causa justificada de utilidad pública o interés social, mediante la correspondiente indemnización y de conformidad con lo dispuesto a las leyes.

(...)

"Artículo 41:
Los poderes públicos mantendrán un régimen público de Seguridad Social para todos los ciudadanos, que garantice la asistencia y prestaciones sociales suficientes ante situaciones de necesidad, especialmente en caso de desempleo. La asistencia y prestaciones complementarias serán libres.

(...)

"Artículo 128:
1.- Toda la riqueza del país en sus distintas formas y sea cual fuere su titularidad será subordinada al interés general.
2.- Se reconoce la iniciativa pública en la actividad económica. Mediante ley se podrá reservar al sector público recursos o servicios esenciales, especialmente en caso de monopolio, y asimismo acordar la intervención de empresas cuando así lo exigiere el interés general."

Constitución Española, 1978. Vigente.


El artículo 33 no ha sido respetado, el artículo 41 tampoco y del artículo 128 sólo digo que ¿dónde están las intervenciones estatales en las empresas que han tenido vía libre para hacer Expedientes de Regulación de Empleo, bajadas de sueldos, contratos leoninos y todo tipo de barrabasadas con las reformas laborales de 2010 y de 2012 en la mano? 

Sí, ya sé que estos tres artículos ya los publiqué en la Noticia 866ª, con motivo del puente festivo de la Constitución de 2010, por entonces con otros comentarios y otra imagen más. Se podría hablar de otros artículos, como por ejemplo del:

"Artículo 1.2:
La soberanía nacional reside en el pueblo español, del que emanan los poderes del Estado."

Al que este año se le ha hecho caso omiso al nombrar al Príncipe Felipe todo alto cargo militar posible apenas una hora antes de que se le nombrara Rey de España, o sea: antes de ser jefe del Estado, sin consultar al pueblo español sobre concretamente ese poder del Estado: el de la jefatura del Estado y el de la jefatura de todos los ejércitos, pues ya sabemos que según la Constitución los soberanos son todos los españoles y no el jefe del Estado, ¿o no es así? 

También tengo la sensación de que no se está respetando para nada el:

"Artículo 35.1:
  Todos los españoles tienen el deber de trabajar y el derecho al trabajo, a la libre elección de profesión u oficio, a la promoción a través del trabajo y a una remuneración suficiente para satisfacer sus necesidades y las de su familia, sin que en ningún caso pueda hacerse discriminación por razón de sexo."

Los cerca de seis millones de parados de España sufrimos que las propias leyes y los empresarios hagan de todas esas personas que padecemos el desempleo, personas que se saltan la ley constitucional, pues no cumplimos con nuestro deber de trabajar, pero a la vez los empresarios y todos esos políticos que se lo han facilitado se saltan la ley constitucional de respetar nuestro derecho al trabajo. La libre elección del trabajo es poco menos que una quimera, bonitas palabras de una irrealidad hoy por hoy, donde uno trabaja donde puede y le dejan, y no donde quiere. La promoción dentro del trabajo ya hemos visto en numerosos casos de corrupción que se da en el que medra ilícitamente, al menos en una gran cantidad de casos. Y en cuanto a una remuneración suficiente para satisfacer las necesidades... en fin, en un país donde existimos parados de larga duración con uno, dos, tres años de desempleo sin ingresos difícilmente se da. Menos en un país en el que los sueldos han bajado y la media se ubica más cerca de la franja del sueldo mínimo de unos 650€, que de los 1200€ que muchos economistas dicen que se necesitan de media para vivir en España sino bien, al menos para terminar el mes. Como informa hoy EL PAÍS, la Organización Internacional del Trabajo ha sacado sus estadísticas comparadas y resulta que España es el país del mundo occidental con mayores desigualdades económicas y laborales. Nuestro nivel adquisitivo en comparación con 2010 ha bajado un 17%. Y en cuanto a la igualdad laboral en cuestión de sexos, pues creo que queda patente, con la realidad en la mano, que eso lo han debido recibir una gran mayoría de empresarios españoles como una broma. Ahí el problema no es un conflicto hombre-mujer, que es como se quiere vender en los noticiarios, es un conflicto laboral de empresario contra la mujer, pues también hay empresarias que discriminan a sus trabajadoras por ser mujeres. 

Podríamos seguir analizando uno por uno los artículos, tenemos desde el ninguneo que le hacen los empresarios al artículo constitucional que habla del derecho a la propia imagen, y a la no discriminación por cualquier causa, cuando el trabajo que depende de ellos pasa por obligar al empleado o al que van a contratar (por no hablar de algunas frasecitas que sueltan al trabajador o trabajadora) a no llevar tatuaje, o pendientes, o pelo largo, o barba, a vestir de una manera, a tener una tendencia sexual determinada, a tener familia, o, también se ha dado, a profesar practicantemente una religión. Y como estas, otras muchas cosas más podríamos analizar donde, bien reflexionado, nos damos cuenta que buena parte de los problemas de la Constitución emanan de una forma de pensar de nuestro empresariado muy poco consecuente con las libertades constitucionales. Una forma de pensar que, lamentablemente, hace mella en muchos trabajadores que, una buena parte, hace suya como quien tiene un Síndrome de Estocolmo.

La Constitución de 1978 fue reformada en dos ocasiones, en 1992 y en 2011. En ninguna de las dos ocasiones se convocó un referéndum. Sobre la reforma de 2011 hablé largo y tendido en su día, en la Noticia 979ª, la disciplina de voto caga en la Constitución. La de 1992 (sobre el artículo 13.2) fue pedida por casi todos, sino por todos, los grupos políticos de la época para poder permitir a ciudadanos de la Unión Europea residentes en España que pudieran votar en las elecciones españolas. Era algo acorde al Tratado de Maastricht. Ampliaba derechos, no los recortaba. En 2011 volvieron a hacer caso a la Unión Europea, pero sólo el Partido Socialista Obrero Español (PSOE), el Partido Popular (PP) y Unión del Pueblo Navarro (UPN), los cuales entre los tres eran el 90% de la cámara de diputados y senadores. Hicieron la reforma del artículo 135 sin consultar a nadie, sin más consenso que el de ellos solos y con la idea de supeditar toda política económica española al pago de la deuda estatal, dejando a las necesidades de los ciudadanos, y a todo otro artículo constitucional, poco menos que en entredicho, supeditados y ninguneados. La forma de constituirse como Estado los españoles quedaba basada con esta reforma en que importa más el dinero que gane o deje de ganar un empresario o un banco que las personas y sus vidas. Uno de los principales asesores de la redacción de ese nuevo articulado fue Pedro Sánchez, actual Secretario General del PSOE, a pesar de que hace menos de una semana haya salido por las televisiones declarando que ese artículo está mal y hay que cambiarlo. Cazado en su incongruencia por los periodistas (hasta el expresidente de gobierno, Zapatero, con quien lo hizo, no pudo menos que contestar con sarcasmo reprobatorio a Sánchez a través de una sonrisa forzada), Sánchez sólo pudo contestar un nada convincente: es que nos equivocamos. Si preguntáramos ahora mismo a los ciudadanos en general sobre porqué esa reforma del artículo 135 no es buena para la ciudadanía, o en qué consiste, pues habrá quien la apoye, la gran mayoría no sabría contestar. Lo que molestó en aquel 2011 fueron las formas empleadas, sin consulta, sin consenso, sin referéndum, todo urdido en secreto entre PSOE y PP, de urgencia y puestos de acuerdo entre ellos ante un tema así, mientras nunca se pusieron de acuerdo en otros temas más acuciantes en las vidas de los muchos millones de desempleados y de empleados perdiendo calidad de vida. Ahora con el ascenso de Podemos apuntando a gobierno en 2015, o al menos a un gran número de diputados, hay más gente que va sabiendo de qué iba la reforma del artículo 135, y se indigna más. 

Yo hice las huelgas generales de 2010 y de 2012. Esta situación de precariedad no es de ahora, viene de lejos. Pero cuando yo hacía las huelgas la gente me decía: "yo no, que pierdo el sueldo de ese día". Y yo también lo perdía, pero hay que ir a la huelga. Si las huelgas generales hubieran sido mayoritarias en su momento otro gallo nos cantaría hoy. De hecho ahora mismo sería necesaria otra huelga general combinada con ese miedo que le están cogiendo los empresarios a Podemos. Pero nadie se está planteando la huelga general, ni Podemos ha dicho nada hasta el momento sobre la CEOE; y el problema es la CEOE y no tanto otras siglas.

"(...) Que las eventuales reformas del texto constitucional que el futuro pueda aconsejar debe acomodarse a las reglas del juego que la propia Constitución establece; y abordarse con idéntico o mayor consenso al que presidió su elaboración (...)" 

(Acuerdo de Gredos escrito por los padres de la Constitución Española de 1978, en el 25º aniversario de la misma en 2003). 

¿Lo ha habido? Este año se habla mucho de una nueva reforma constitucional. Lleva años hablándose de ello, y según el año poniendo más énfasis en una cosa u otra. Llevamos muchos meses seguidos que el énfasis se pone en la reordenación del Estado. Parte de los catalanes y el PSOE proponen un modelo federal, los vascos hablan de un modelo confederal, hay quien dice que quizá la solución pasa por dejar el Congreso en Madrid, pero llevarse el Senado a Barcelona. Y yo me pregunto, sin necesidad de reformas, o con ellas, me da igual, ¿es que nadie va a querer poner énfasis en hacer cumplir el derecho y los deberes constitucionales referentes al mundo laboral? Porque mucho me parece a mí que las vidas particulares de los españoles dependen más de su mundo laboral que de si esta frontera es más aquí o más allá.

Material constitucional vigente desde 1978 hay más que de sobra para que la ley obre. ¿Qué problema hay para que no obre?

Si el problema que hay es el que la gran mayoría sospechamos, entonces queda sentenciada la urgente e inminente regeneración social y política para seguir hacia delante juntos. Y esa regeneración implica mirar a la cara a los grandes y medianos empresarios, y también a más de un pequeño, y decirles "a ver, ¿qué es lo que pasa?", como cuando en otras épocas todos, quien más quien menos, lo hicimos de niños ante quien no para de amedrentar. Y quien quiera avenirse a la amistad del patio de recreo, podrá ser un gran amigo, y quien no... pues medios tienen en los colegios para con los matones de patio de recreo.

Muchas veces han repetido en los últimos días los empresarios de la CEOE que "estos vienen con ganas de venganza", y esa frase es, quizá sin saberlo ellos, el propio reconocimiento de las culpas propias que tienen en los males del país, pues las venganzas sólo son venganzas porque quien la realiza ha sido perjudicado gravemente por quien recibe la venganza, y ha sido perjudicado gravemente a sabiendas el que lo hacía de que le estaba perjudicando para beneficio propio. Pero no, esto no es un asunto de venganzas. Es un asunto de que en España no sólo viven grandes empresarios, España ha de ser de todo el mundo. España no es un cortijo, ¿o sí?

Mi mayor reconocimiento hacia la Constitución de 1978, la cual ha perdido a Adolfo Suárez en marzo de este año y ha visto ya la abdicación de Juan Carlos I en junio también de este año, vendría unido a ver que todo el articulado redactado en torno a las necesidades laborales y de mínimos de dignidad en los propios medios de vida de los ciudadanos se cumplieran. De otro modo parece que, del mismo modo que los ladrones de coches puentean los cables de los mismos para robarlos, nos están puenteando la Constitución, y no precisamente en el sentido de celebrando el puente festivo (que metafóricamente también), sino en ese sentido automovilístico citado.

Saludos y que la cerveza os acompañe.

lunes, diciembre 01, 2014

NOTICIA 1415ª DESDE EL BAR: EN LAS ACTAS DEL XIV ENCUENTRO DE HISTORIADORES DEL VALLE DEL HENARES

Pues ya ha terminado el XIV Encuentro de Historiadores del Valle del Henares. Hasta el 2016 no habrá otro, en esa ocasión la ciudad anfitriona será Guadalajara y no Alcalá de Henares. Se despidió el encuentro ayer con una visita a exposiciones y lugares históricos de Alcalá que no se suelen mostrar a los visitantes comunes. Sí que es cierto que en esa visita merece la pena mencionar que el que sí sea visitante común tiene la posibilidad de pasar por el edificio del rectorado de la Universidad, donde podrá disfrutar de piezas originales en torno al Cardenal Cisneros, como su ropa litúrgica, su cetro (el que se expone tiene lenguaje islámico porque era originalmente de Boabdil y le fue regalado al cardenal por Isabel I con la toma de Granada), la Biblia Políglota, una Biblia de Lutero, y otras cuestiones, así como podrá ver los trajes usados por Televisión Española para rodar la serie basada en Isabel I, la Católica, dentro ya de la capilla de San Ildefonso. A nosotros esto nos lo mostró la comisaria de exposición, catedrática y concejala de Cultura, Dolores Cabañas. También visitamos el interior y la zona superior del convento de las Bernardas, y el interior de las torres y murallas del Palacio Arzobispal, donde pudimos ver cosas inéditas cerradas al público, ya que algunos conferenciantes habían aportado numerosos datos nuevos sobre aquel sitio. Sería en este sentido muy deseable que se recuperara uno de los jardines renacentistas y barrocos que muestra señas de cómo era y que hoy día se usa lamentablemente como aparcamiento gratuito de coches, sin que hasta ahora el ayuntamiento dé muestras de querer realizar soluciones tanto para los conductores como para la Historia monumental de la ciudad.

Como sea, terminamos los cuatro días de encuentro con una comida de arroz con bogavante y entrecot (otros pidieron caballa o bacalao) en el restaurante Macandé, del Corral de la Sinagoga. Allí nos dieron ejemplares del libro de actas de este encuentro, el cual pasará a ser parte de bibliotecas y archivos. Yo al menos donaré uno de mis ejemplares al Archivo Obrero. En esta comida, con un ambiente más distendido, los historiadores podemos hablar más aliviadamente. Compartí mesa con Julián Vadillo, Juan Pablo Calero y Ángel Carrasco. Y por supuesto me encantó conocer en persona al actual cronista oficial de Alcalá, Sánchez Moltó, a quien hasta ahora conocía sólo a través de sus escritos. Bueno, como sé que hay muchos mal pensados, he de aclarar que la comida fue pagada por un fondo común de los historiadores realizado con las inscripciones en el encuentro, que nadie se eche las manos a la cabeza al ver el bogavante, que, además, precisamente los historiadores solemos perder dinero, no ganarlo, y es muy lamentable ver lo que aportamos a la Historia y cultura de un lugar, a veces traducido en planes y folletos de turismo, y que sin embargo, por ejemplo este año, apenas hay nada de dinero público de ayuda ni institucionalmente ni individualmente, ni siquiera para los historiadores que no tenemos ingresos. Yo le debo mi participación a una deuda contraída con Julián Vadillo y con mi madre, la cual devolveré en cuanto tenga un empleo, y llevo ya un año y once meses de desempleo.

Pero todo tiene un comienzo, y ese fue en la tarde del jueves 27, en el Museo Arqueológico Regional, con unas palabras de bienvenida de José Luis Valle Martín, presidente del Foro de Historiadores del Valle del Henares y del alcalde Javier Bello, del Partido Popular; no estuvo en esta ocasión su concejala de Cultura, Dolores Cabañas. Javier Bello declaró ser miembro de la Institución de Estudios Complutenses desde 1991, así como que se sentía más cómodo con el nombre de Valle del Henares que con el de Corredor del Henares, ya que el segundo le parecía más político que natural. Aunque asistieron historiadores que venían incluso desde Sevilla, como Pablo Morterero, a quien por cierto le hice de guía por la ciudad porque no la conocía, la prensa apenas cubrió el evento. Sólo salió mencionado en una pequeña columna de reseña de su inicio en el semanario Puerta de Madrid, en una entrevista a Sánchez Moltó en la radio Onda Cero y en unas escasas fotos de Pilar Navío sin comentarios en Alcalá Hoy, caso aparte de lo que yo mismo escribí en esta misma bitácora y que tuvo, según veo hoy, un muy elevado número de lectores. La conferencia inaugural la hizo un importante historiador de la Historia Militar, que ha trabajado mucho sobre Alcalá de Henares y que se trasladó desde León a la ciudad sólo para esto, Luis Miguel de Diego Pareja. Su conferencia Los afrancesados en el valle del Henares durante la Guerra de la Independencia repasó las vidas de los afrancesados relacionados con Alcalá de Henares Abuín, como guerrillero, Novella y Arnao, como funcionarios, y Carralero, como canónigo. Presentó su visión acerca de un afrancesamiento español a partir de la invasión de 1808 y que este se produciría o bien por supervivencia, o bien por convencimiento ideológico, o bien por perseguir beneficios personales. Terminó diciendo que no se podía generalizar, dadas las apasionantes biografías (muy recomendables de conocer), sobre el convencimiento ideológico de los afrancesados, cosa que yo puse en duda en una de mis tres conferencias, en duda, que no en negación. En todo caso, está preparando un libro sobre esto y para él está creando una especie de "censo" donde le sale la cifra de la existencia de dos millones de afrancesados en la España de 1808, de los que unos 100.000 serían los más comprometidos con la causa a juzgar, según él, que esa es la cifra de los que se exiliaron con la salida del pais de los franceses en 1814, cosa que yo pondría en discusión pues el exilio y los que no se pueden exiliar son casos muy complejos, como podemos saber hoy día a través de los casos de 1923 y de 1939. En todo caso, registra Diego Pareja también, dice que unos 12.000 nunca pudieron regresar jamás a España.

Muy interesante fue la conferencia de un joven Javier Plaza de Agustín, que se estrenaba dando conferencias con Los caballeros de los montes de Guadalajara y la protección de los bosques de la ciudad al final de la Edad Media. De una manera muy acertada supo ver dentro de una mentalidad de la Edad Media una perspectiva un tanto ecologista en torno a la conservación de los bosques. Él no aportó el dato de que ya los visigodos tenían condenas muy altas a quienes destruyeran bosques injustificadamente. Partió de una época un poco más tardía cuando se creó el cargo de los caballeros de montes, una especie de SEPRONA de la Edad Media. Estos no tenían sueldo fijo, sino que cobraban porcentajes de las multas que imponían. Su misión era evitar la tala ilegal de leña, la deforestación, la usurpación de tierras y demás. Muchas veces cometieron algunos abusos que chocaron con el poder señorial de los vasallos que multaban, pues los caballeros de montes respondían al poder real y no a los poderes señoriales. Como sea, baste de ejemplo que Carlos I en el siglo XVI apuntó que en Guadalajara se había perdido gran parte del bosque y que se debía parar o llegaría un día que habría grandes males por ello, como por ejemplo no tener leña con la que calentarse en invierno.

También fue innovador Pablo Martín Prieto en el enfoque de su conferencia El señorío de Guadalajara en la Edad Media. Contribución a su estudio. Dijo que Guadalajara es un realengo, pero a la vez ha sido señorío, sólo que quienes ostentaron los derechos del señorío fueron en realidad Señoras. Así comenzó una conferencia que nos mostró cómo en la Edad Media y en la Edad Moderna Guadalajara, teniendo señores de un Infantado como son los de la Casa de los Mendoza, fue durante siglos el lugar del poder femenino en la península Ibérica. Guadalajara pertenecía a los Reyes de Castilla, de ahí que fuera realengo, pero los reyes solían ceder el gobierno y el poder del lugar en beneficio vitalicio a determinadas Señoras, de ahí que fuera señorío. Estos derechos se perdían con la muerte o, en caso raro, con una revocación por parte del rey.  Repasó el nombre de varias Señoras de Guadalajara de entre los que yo destacaré a Berenguela de Castilla, primera de ellas en  1246, y a Constanza, hija del rey Pedro, que lo recibió brevemente en 1388 inserta en las luchas de la Guerra de los Cien Años y siendo ella Señora de la Casa de los Lancaster. Esto fue una aportación novedosa que hizo Martín Prieto. Estas señoras, por otro lado, solían ser las esposas o las hijas de los reyes que se lo concedían.

Ángel Carrasco Tezanos también aportó novedades importantes para la Historia de Alcalá de Henares a través de su conferencia La revolución de las Comunidades de Castilla en Alcalá de Henares (1520-1521). Se sabía que habían existido comuneros en Alcalá de Henares entre sus universitarios, y que incluso llegaron a tener una batalla armada dentro de la capilla de San Ildefonso. Pero él innova yendo más allá. Ha investigado el movimiento comunero en la ciudad hasta encontrar datos novedosos de la composición institucional del gobierno municipal una vez que el arzobispo Acuña, comunero, se hace con el poder en la ciudad y los Mendoza salen huyendo a Guadalajara, donde tratan de armarse para contraatacar. Los alcalaínos no se sumaron a los comuneros en junio de 1520, sino que lo hicieron en septiembre, aunque él descubre que tuvieron contactos con el foco comunero de Padilla, Juan Bravo y Maldonado. En el gobierno local entraron a ejercer nueve diputados populares (gente que no era noble ni religiosa), y comenzaron a ejercer con normativas favorables al pueblo común, con decisiones tomadas más democráticamente, aunque no se pueda hablar de democracia en pleno siglo XVI español. Cuando en 1522 se produjo la derrota de Villalar, Alcalá de Henares se rindió ante las tropas de Francisco de Mendoza de manera pacífica, aunque la represión en la ciudad fue brutal, se ejecutaron hasta ciento veinte personas, por lo que es de creer que la actuación en Alcalá cuestionó bastante al poder real de Carlos I y su forma de gobernar. Curiosamente años antes a este 2014, yo, en torno a 2009, ya tuve un debate muy enconado con la concejala de Cultura de Alcalá , Dolores Cabañas, cuando ella fue jefa mía en un taller de empleo de archivos, cuando ella defendía que Alcalá de Henares y su Universidad nunca tuvieron especial relevancia en el movimiento comunero, porque según ella la Universidad de Alcalá sólo tiene importancia religiosa, y yo defendí que sí tuvo importancia política y contestaria contra Carlos I, que ella se equivocaba. Lástima que no estuviera presente en este comunicado, aunque espero que lea sus resultados en las actas, pues el trabajo concienzudo de Ángel Carrasco creo que pone muchas cosas en su sitio, con todo mi respeto a Dolores Cabañas, que no deja de ser catedrática de Historia y que en su pasado fue una de mis decanas cuando yo era estudiante universitario. Dicho todo esto con afán de mejorar el conocimiento, sin ánimo de nada más que eso.

Destacaría también la intervención del propio presidente del Foro de Historiadores del Valle del Henares, José Luis Valle Martín, con la conferencia Tomás Ramos Martínez, un médico complutense procesado tras la Guerra Civil Española. El tema de las depuraciones que realizó la dictadura de Franco es cada vez más conocido. Julián Vadillo ya comunicó en su día las depuraciones de los funcionarios municipales de Alcalá de Henares en un encuentro anterior a este, y yo el año pasado investigué y comuniqué la depuración de los maestros de la ciudad, cuyo resultado se va a publicar en 2015. Ahora Valle Martín nos presenta un caso muy concreto que es el de un médico que fue amigo personal de su familia, y que el mismo había conocido. El investigador reconoció que no era su campo habitual de estudio, pero que le apetecía hacerlo en recuerdo y homenaje, pues este médico local que visitaba a los pacientes en su casa, perdió el derecho de ejercer tras la guerra por ser republicano. Se notaba en su discurso que algunas cosas le eran muy novedosas pues efectivamente no parecía que fuera su campo de estudio habitual, pero esta investigación se suma así a otra contribución más al conocimiento de la represión a la que fue sometida la población republicana alcalaína tras la victoria de Franco en la guerra civil.

No fue el único homenaje, pues hubo palabras de recuerdo a García Gutiérrez, cronista recientemente fallecido, hubo palabras y conferencia sobre Juan Antonio Martínez Gómez-Gordo, otro cronista, este de Sigüenza, que murió el año pasado (incluso su hija estuvo presente en el acto con una conferencia fuera de programa sobre El Greco y sobre un retablo del siglo XVIII), y hubo una muy sentida y aplaudida conferencia dedicada a Pilar Sanchez Lafuente, bibliotecaria de Guadalajara muerta el año pasado en una edad temprana, aunque no joven.

Destaco también a Juan Pablo Calero Delso con su conferencia La vanguardia alcarreña de la educación femenina, la cual prolongaba la que dio en Guadalajara el año pasado y que se publicará junto a la mía de las depuraciones de los maestros de Alcalá el próximo 2015. Ya hablé de ello por aquí. Como su tema es un tema interesante, no descarto hablar por extenso en el futuro sobre aquella conferencia. De momento la dejo aquí anotada. He de imaginar que sobre todo muchas mujeres con afán de saber sobre su pasado evolutivo les interesará mucho estas informaciones. En el libro de actas, en cuanto a todo esto, se podrá leer algo que puede commpletar más, que es la conferencia que dio Valentina Berrocal con La instrucción primaria en Torrejón de Ardoz. Su reflejo en los documentos municipales, única contribución este año de Torrejón de Ardoz.

Otras conferencias trataron de aportar datos nuevos sobre posibles ubicaciones de edificios que podrían dar nuevas luces sobre el pasado común de unas localidades determinadas. Es el caso de Emilio Gamo con Un elemento arquitectónico altomedieval de Tamajón (Guadalajara), Pablo Morterero con La Sinagoga Mayor de Hita: una propuesta para su localización, Javier Fernández con Los esgrafiados del término municipal de Sigüenza, el cual es uno de los pocos trabajos dedicados al asunto del esgrafiado, o bien Pedro José Pradillo y Esteban con Origen pretérito de algunos espacios públicos de la ciudad de Guadalajara. Descubriendo el paisaje urbano medieval, que chocaba con alguna de las tesis de Miguel Ángel Cuadrado y María Luz Crespo que presentaron Las mezquitas de Madinat Al-Faray o Wadi-l-Hiyara. Propuesta teórica a partir de nuevos datos.

Especial motivo de aprendizaje me produjo personalmente Elena García cuando habló de Restauración y recuperación de un alfarje medieval policromado con escudos heráldicos en el Palacio de los Condes de Coruña, Guadalajara. Una familia pudiente encontró un extraño techo en unas obras en su casa y, un tanto sensibilizados con que podría ser algo, descubrieron un raro caso de un alfarje que se está restaurando y dando a la luz un bonito alfarje un tanto gótico. 

Narivida Esteban también me llamó la atención con Las mazas e insignias del ayuntamiento de Guadalajara. Los guadalajareños no tenían mazas propias hasta el siglo XIX, por lo que se las alquilaban a los alcalaínos. Cuando fabricaron las suyas las hicieron similares. Entró aquí una pequeña discusión entre ella y Sánchez Moltó sobre si eran de plata o forradas en papel de plata.

Gustavo y Carlos Chamorro, en realidad sólo se presentó uno de ellos a hablar, dieron otra conferencia que me descubrieron un aspecto y unas imágenes que no conocía del Palacio Arzobispal, Flores y frutas de palacio. La huerta y los jardines del Palacio Arzobispal de Alcalá. Sería interesante un intento de acercarse a una recuperación de los jardines, siempre y cuando se respeten las actuales circunstancias ecologistas del lugar, ya que allí ahora viven especies en amenaza de extinción como son cigüeñas y águilas primillas. Sin embargo, recomiendo leer esta conferencia muy atentamente, pues quizá se aprecie mejor y se valore más, uno de los espacios más castigados y feos en la actualidad, que en absoluto en su pasado, de la ciudad. Me remito a lo dicho antes con el aparcamiento de coches.

José Luis Barrio fue uno de los historiadores más técnicos en su contenido y en sus modos al hablar de Dos enconchados mexicanos en la carta de dote de la señora alcarreña doña Ana Antonio Zapata y Mendoza (1725). Y con él volvemos otra vez al protagonismo femenino de la Historia en la zona.

José Luis Sánchez Peral dio dos conferencias en torno al puente del Soto de Aldovea, que hoy día pertenece a San Fernando de Henares, último municipio del Henares, aunque el puente se encuentra a cien metros de la frontera con Torrejón de Ardoz. Cumple el puente 125 años. Desde él se ve el Parque Europa de Torrejón de Ardoz, donde numerosas personas se hacen fotografías con una pequeña reproducción de la Torre Eiffel, ignorando totalmente que si salen del parque se encuentran con este puente que se inauguró el mismo año que la Torre Eiffel, en 1889, y cuyos principales ingenieros, así como el fotógrafo de obras públicas que tuvo, eran franceses que participaron de aquel proyecto parisino de fama mundial. Incluso la estructura y los remaches son idénticos a la aclamada torre original, aunque el puente cuenta con aspas en honor a la Cruz de San Andrés. Fueron dos conferencias muy instructivas y que en definitiva, al comparar las fotos de la época donde el puente construido era un gran avance técnico con las fotos actuales lleno de matojos, pintadas y suciedad varia, nos da una lección de los sarcasmos de la vida cuando de fondo aparece una reproducción de una falsa Torre Eiffel admirada y fotografiada por cientos de personas que van al Parque Europa.

María del Carmen García Estrade dio otra conferencia muy interesante sobre La posada alcalaína: sátira, cuadro de costumbres y etnografía en "El sí de las niñas". Discutió la idea de que el actual cartel que la Concejalía de Turismo de Alcalá de Henares indique el lugar real de la ubicación de la posada en la que se basó Leandro Fernández de Moratín en el comienzo del siglo XIX para escribir su obra de teatro. Efectivamente logró que desde el ayuntamiento le confirmaran que se colocó en el lugar de la calle Libreros donde está como algo orientativo, pues ignoraban el lugar exacto. Ella ha investigado en archivos y aporta dos posibles ubicaciones reales de posadas en esa calle que pudieran haber sido, entre ellas una llamada "De la Coja" donde ahora hay una sucursal bancaria. 

Luego hay dos conferencias que me resultaron extrañas, una de ellas pronunciada por Celestino Fernández, Colegios-conventos con iglesia fundados por los franciscanos capuchinos descalzos en Alcalá de Henares, que en realidad se explayó a hablar de la vida de Santa María Egipciaca dando por realidad todos los hechos milagrosos de su hagiografía, como aquello de que durante treinta años comió de un mismo pedazo de pan que se regeneraba; y la otra era de un filólogo venido de Aragón, Enric Cabrejas, que a través de Luzaga. La cuestión nominativa del municipio de Guadalajara nos enseñaba sus esfuerzos por descifrar las inscripciones íberas, que es un lenguaje aún sin resolver, presentándonos su teoría de que en realidad evoluciona del frigio y los griegos dando una peculiar y muy particular hipótesis sobre el significado y el origen de la palabra Henares. Yo no comparto sus conclusiones, aunque le reconozco el mérito de su esfuerzo. Para él Henares vendría de los dioses Hen y Ares, lo que implicaría que los griegos estuvieran pro aquí siglos antes que los romanos, lo que es algo que no se dio y que no hay prueba material alguna que lo dé por bueno. Según él, todo esto explicaría porqué el castellano se construye con muchas palabras terminadas en "e", claro que para ello se permitió corregir incluso a Julio César en una de las autocitas que este se hizo a sí mismo en su Historia de la Conquista de la Galia. Sostenía que César no dijo en latín su frase "la suerte está echada", sino en griego. Bueno, como sea que lo relevante de la conferencia es su metodología para desencriptar el íbero, lo mejor es remitir a la lectura de su conferencia. 

Hubieron muchas más conferencias y conferenciantes, algunas son trabajos que aportan mucho. Todas se pueden consultar el en libro de actas, donde por supuesto, también aparezco yo con mis tres conferencias. Esta es mi reseña:

En Informaciones secretas sobre revolucionarios franceses en Alcalá de Henares al cortarle la cabeza a Luis XVI en 1793: "La ejecución de Luis XVI en 1793 llegó a Alcalá de Henares el 2 de febrero. Fue recibida con alegría por un grupo de franceses que vivían en la ciudad. Las autoridades fueron avisadas anónimamente y se abrió un proceso secreto. El principal acusado era un guardia walon llamado Juan Sandot. Muchas de las personas implicadas serán apellidos que estarán entre los primeros liberales del siglo XIX complutense." Esta investigación tiene su comienzo en uno de mis trabajos como archivero en el Archivo General de la Administración, entre 2009-2010 (volví a trabajar allí una segunda vez más tarde), describiendo los expedientes del corregimiento de Alcalá de Henares en el siglo XVIII. Esperé a su acceso público para poder dar a la luz este caso particular. Su redacción la acompañé este año a lo largo del verano de numerosa lectura y relectura de libros y expedientes relacionados. 

En Alcalá de Henares dentro de la I Internacional, un forcejeo entre marxistas y anarquistas (1871-1872): "La conservación de los archivos del movimiento obrero nos sirven para reconstruir la Historia de este movimiento. Y para comprobar el alcance de su influencia los estudios locales son fundamentales. En el caso de Alcalá de Henares no sólo hay una implicación en el desarrollo del movimiento obrero. Las disputas entre marxistas y anarquistas en el seno de la Primera Internacional tuvieron en Alcalá un escenario privilegiado. La llegada de Paul Lafargue a España y su residencia entre Madrid y Alcalá determinó el proceso de la Federación Local de Alcalá de Henares dentro de la Federación Regional Española que surgió entre 1871 y 1872. Los debates entre marxistas y bakuninistas tuvieron en Alcalá de Henares especial relevancia gracias a la influencia de Lafargue, ya que la federación de Alcalá se decantó por el marxismo." Esta es una investigación que hice junto a Julián Vadillo y que nació precisamente de otra investigación que hice para él en ayuda a un proyecto suyo con Paul Lafargue a caballo entre 2014 y 2015. Su origen y nacimiento está en la primavera-verano de este 2014.

En La explosión del polvorín de Alcalá de Henares en 1947 vista por la prensa clandestina y exiliada: "La represión franquista alcanzó todos los estratos de la sociedad española. Muchos son los análisis que se han llevado al respecto de la misma. Pero es de vital importancia comprobar cómo fue tratado por la prensa. El presente trabajo resalta como un caso de represión franquista generado por la explosión del polvorín de Alcalá de Henares en septiembre de 1947, tuvo un impacto importante en la prensa clandestina y del exilio. Las razones de la explosión y las condenas generadas por la misma contra los militantes comunistas fueron los objetivos fundamentales de análisis de dicha prensa. Prensa clandestina y del exilio que buscaba razones internacionales para que se apoyase la causa del antifascismo español mostrando toda la crueldad de la represión franquista. Y la explosión del polvorín de Alcalá y sus consecuencias fueron un ejemplo de ello." Esta investigación, también con Julián Vadillo, fue realizada por mí en 2007 con motivo de la investigación que realicé sobre los mismo para él y para Alejandro Remeseiro, que en 2008 editaron un libro donde trataron el asunto de la explosión del polvorín, un accidente que sirvió para encarcelar a ochenta personas y ejecutar a ocho. En aquella ocasión a mí me faltaba toda la información de esta prensa en relación a las informaciones falsas sobe agentes nazis y experimentos en Alcalá de Henares, es por ello que retomé mis anotaciones que les entregué en 2007 para reescribir este enfoque, esa es la aportación mía en este caso, con apoyo y revisión de Julián Vadillo. Lo redactamos entre el invierno del año pasado y el otoño de este año.

Aquí está el nuevo libro que incluye sesenta páginas de Historia aportadas por mí, cuarenta de ellas en colaboración con Julián Vadillo, y con unos breves párrafos de resumen en los que ayudaron a su traducción al inglés, desinteresadamente, Eduardo Villaverde y Carlos Gómez.

Y con esto, no mucho más voy a decir, sino remitir a la lectura de las Actas y al conocimiento de la Historia como uno más de los modos de ponernos en valor como personas del siglo XXI en el Valle del Henares. 

Un saludo y que la cerveza os acompañe.